Análisis: Monkey Island Special Edition Collection

Versión analizada: Xbox 360

Monkey Island

Acaba de aterrizar en las tiendas una edición en formato físico con las dos ediciones especiales de los primeros Monkey Island. Muchos os preguntaréis, ¿era necesario si ya están disponibles para su compra digital? Pues mi respuesta es… ¡sí!

No estamos hablando de dos reediciones cualquiera, nos referimos a dos de las aventuras gráficas más queridas por los fans y referentes indiscutibles de un género por momentos olvidado y que hace poco la nueva generación de jugadores ha podido descubrir gracias a un rediseño magnífico de ambas, con gráficos actualizados, una banda sonora grabada de nuevo y sobre todo manteniendo toda la esencia de los originales. Pues sí, me encanta que ambas hayan salido en disco porque a mí, como a muchos jugones de la vieja escuela, nos encanta lucir la caja en nuestra estantería y nos encanta saber que estas pequeñas joyas del videojuego van a quedarse con nosotros por mucho tiempo.

La saga Monkey Island, especialmente en sus comienzos, resulta muy gratificante al darnos una visión de cómo eran muchos de los juegos más populares a inicios de los 90, en los que se nos ofrecían grandes dosis de humor sin complejos. Hoy por hoy tengo la sensación de que este espíritu que abogaba por arrancar una sonrisa al jugador ha quedado eclipsado por títulos que se sustentan en la epicidad bélica y en el drama más visceral al más puro estilo de las grandes producciones de Hollywood. Esta tendencia de aunar la experiencia del videojuego con la cinematográfica no era tan deseada en aquellos años. De hecho puedo afirmar y afirmo que lo que Monkey Island ofrece no lo podemos encontrar en ninguna comedia que esté en la cartelera. Es un humor que llega al jugador a través de la interacción con el propio juego, los ocurrentes diálogos y los personajes cuidadosamente diseñados. Y eso hay veces que se echa de menos.

monkey2¿De qué va la historia de Monkey Island? Es difícil contestar a esto sin caer en algún que otro spoiler que no gustará a los primerizos. Basta decir que nuestro personaje, el joven Guybrush, acaba de llegar a Mêlée Island para convertirse en todo un pirata. Si bien deberá empezar mostrando su valía en 3 ingeniosas pruebas, más adelante se embarcará en una peligrosa aventura por el Caribe para rescatar a su amor, desvelar el secreto de la misteriosa Isla de los Monos y enfrentarse al malvado pirata LeChuck.

A lo largo de ambas aventuras conoceremos personajes de lo más pintorescos e indispensables en toda historia de piratas que se precie aunque eso sí, con personalidades tan desternillantes como una fiera pirata que solo puede ser vencida a través de ocurrentes réplicas a sus insultos, caníbales preocupados por cuidar su nivel de colesterol o fantasma obsesionados con el vudú. Como véis, humor, humor y más humor en todas y cada una de las hilarantes conversaciones que mantendremos, situaciones sin pies ni cabeza y enigmas que se resuelven de una manera tan lógica como alocada. ¡Qué más se puede pedir!

Como hace meses ya salieron varios análisis sobre ambos juegos una vez estuvieron disponibles para su descarga no quiero detenerme demasiado en los pros y los contras de estas ediciones especiales, aunque sí hay algunas cosas que vale la pena comentar.

Comenzar diciendo que, aunque aquellos que jueguen por primera vez optarán con toda seguridad por la versión actualizada del juego que se iniciará por defecto al comenzar una partida, aquellos nostálgicos como el que firma este artículo podrán rememorar tiempos pasados con solo pulsar la tecla ‘select’, con la que la pantalla mostrará al segundo lo mismo que estabamos viendo pero con el ‘look’ del original. Todo un acierto, en mi opinión, que provocará a más de uno que se le humedezcan los ojos al ver todos esos “sprites” tan convenientemente colocados con esa paleta de color tan básica que en su momento supuso todo un espectáculo digital.

Volviendo a la versión más actual, decir que gráficamente es una delicia por el dibujo tan fantástico del que hace gala y en todo momento respetuoso con el arte original, siendo los rostros de los personajes los que más cambios han sufrido para adecuarlos al estilo que adoptó la saga en la tercera entrega de la saga y años más tarde en los episodios de Tales of Monkey Island que, en cierto modo, supusieron una segunda juventud para Guybrush Threepwood y su amigos.

El sonido, otro de los puntos fuertes, ha sufrido también una actualización a la altura aunque es una lástima que los diálogos, que ahora cuentan con voz, no se hayan traducido al castellano al igual que los textos de la versión original. Aunque resulta difícil de entender y es una lástima para aquellos que no sepan inglés, para ser justos hay que decir que los actores de doblaje que han trabajado en esta puesta al día son de primerísimo nivel.

Los textos en pantalla también han sufrido una revisión en la que encontramos ciertos cambios. El más positivo, la traducción de algunos nombres que en su día se mantuvieron como, por poner un ejemplo, el de Sword Master para referirse a Carla como la maestra de esgrima. Como punto negativo, encontramos algunas líneas muy de vez en cuando en inglés, pequeños olvidos que en todo caso no suponen un problema a la hora de avanzar en nuestros objetivos.

En el primer Monkey Island, una aventura ‘point’n’click’ clásica, no encontraremos en la parte inferior de la pantalla el menú de acciones (empujar, usar, tirar…) sino que con pulsar un gatillo aparecerá en forma de desplegable al igual que el inventario. El control del puntero se llevará a cabo con el stick en las versiones de consola que, si bien es menos preciso que el ratón, no nos llevará mucho tiempo acostumbrarnos. Eso sí, deberemos hacerlo pues algunos momentos requerirán de algunas combinaciones rápidas, pero por lo general la dificultad no es desmedida.

LeChuck’s Revenge, la segunda parte tiene algunas diferencias muy claras respecto a su antecesor, comenzando por unos gráficos todavía más pulidos y espectaculares, un diseño de personajes y escenarios aún más acertado y un control de movimiento que supone un acercamiento a la evolución que ha sufrido el género en los últimos años con el uso del stick izquiedo para desplazar al protagonista por la pantalla y el derecho para apuntar hacia el objeto que queremos manipular. El menú de las acciones ha sido sustituido por un desplegable que nos indicará qué acciones podemos intentar con cada elemento a nuestro alcance.

Monkey Island 2Aquellos que hayan jugado al clásico se acordarán de que existía una opción de juego “Lite”, es decir, un modo más fácil para aquellos que se iniciaran en el género con muchas facilidades y que ha sido también suprimido. En cambio, con una simple tecla se nos iluminarán en la pantalla aquellos objetos del escenario con los que podemos interactuar a modo de ayuda por si se nos ha escapado algo como hemos visto en títulos como Secret Files: Tunguska.

Entre los extras que encontraremos cabe mencionar un apartado de arte que iremos desbloqueando y los comentarios de los desarrolladores que se podrán activar o desactivar según nos apetezca.

Es muy difícil decir cuánto nos va a llevar completar ambos juegos, ya que es fácil atascarse con algo que no acertamos a hacer correctamente o algún objeto que no encontramos por ninguna parte. Al fin y al cabo, esa es la esencia de las aventuras gráficas tradicionales, ¿no? Se aman y se odian a partes iguales.

A mí el primero de ellos me llevó unas 8 horas pese a acordarme de algunas de las situaciones y puzzles más memorables de la primera vez que lo completé cuando se lanzó el original. El segundo, algunas horas más, pero si lo sumamos todo comprobaremos que la vida del pack es muy de tener en cuenta.

Esta edición coleccionista contiene la banda sonora al completo, el arte de los juegos, algunas curiosidades de la saga e incluso un simpático muñeco vudú para nuestro avatar en Xbox 360. Si nunca habéis probado estos juegos no podéis dejar pasar esta oportunidad ahora a precio reducido y, si ya lo habéis hecho… ¿qué tal volver a recoger nuestro querido “pollo-con-polea” como nunca antes lo habíais hecho?

Hasta la próxima y… ¡detrás de tí, un mono de tres cabezas!

Anuncios

Un comentario

  1. Qué ganas tengo de probarlos… Como auténtico fan que se pasó en su momento los originales, sólo por rememorarlos merece la pena. Y un acierto lo de poder cambiarlos al momento con los gráficos actuales. No tanto como haya sólo doblaje en inglés, sobretodo por las peleas de insultos, ya que a uno le apetecía escuchar que los roedores no roen robles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s