Despejando dudas sobre Battlefield 3

Battlefield 3

No cabe duda de que título de Dice ha sido uno de los más esperados del año pero también uno de los títulos que más polémica han suscitado antes y después de su lanzamiento. Primero se dudó de que su imponente apartado gráfico fuera a tener el mismo acabado que en las primeras demostraciones, más tarde saltó la alarma respecto a las versiones de consola, que iban a lucir mucho peor que la de Pc. Una vez en las tiendas se ha hecho hincapié en que el juego está dirigido para aquellos que vayan a jugar al modo multijugador, obligando a Frank Gibeau, presidente de Electronic Arts, a defender a capa y espada la campaña individual a la que se ha acusado de intrascendente. Muchos frentes, demasiados, en los que el competidor de Call of Duty debe presentar batalla y nunca mejor dicho. Sin embargo, tras analizar el juego detenidamente, intentaré clarificar en la medida de lo posible algunos de estos temas.

Lo primero decir que el juego en solitario de Battlefield 3 no tiene que justificarse en absoluto. Se trata de un modo muy divertido y que todos aquellos amantes del género de la acción en primera persona disfrutarán de principio a fin. Los niveles son tremendamente variados, cosa que es de agradecer, con misiones nocturas y diurnas, en campo abierto o en zonas urbanas y acompañados por nuestro escuadrón o subidos en algún vehículo. No es demasiado largo, es cierto, y pasarlo no nos llevará más de unas 7 horas de juego, algo más si optamos por el nivel de dificultad más alto básicamente por la cantidad de enemigos a los que deberemos abatir.

Desde luego se nota y mucho que el equipo de desarrollo ha tenido muy en cuenta a la competencia en muchos aspectos de la campaña, por ejemplo la narrativa, que nos recuerda a Black Ops ya que cada misión será un fragmento del interrogatorio al que el protagonista será sometido y que irá reconstruyendo punto por punto una trama en la que participarán varios personajes a los que iremos controlando y que incluye un conflicto armado en Oriente Medio, tensiones entre las principales potencias mundiales y una red terrorista con armas de destrucción masiva en su poder. Sí, a veces tendremos una pequeña sensación de déjà vu, pero aunque en este aspecto Battlefield 3 no reinventa nada sí procura envolver al jugador en una experiencia que en ciertos momentos procura ser menos cinematográfica de lo esperado para no perder en ningún momento su principal objetivo que representar un campo de batalla moderno y realista.

Por supuesto a veces peca bastante de lineal, con escenarios en los que iremos avanzando sin recurrir a una de sus grandes bazas de la que hablaremos más adelante, su amplitud de espacios. Esto es palpable continuamente cada vez que nos adelantamos a nuestros compañeros y llegamos al objetivo, en el que no podremos hacer nada hasta que el grupo entero se reuna aunque la acción sea tan simple como abrir una puerta.

Tampoco podemos obviar el hecho de que la campaña parece ir de más a menos, con niveles fantásticos en el inicio como el de Operación Guillotina para acabar con otros mucho menos inspirados como el asalto a la casa del traficante de armas, en el que además observamos un menor grado de detalle en todo cuanto nos rodea.

Una lástima, puesto que generalmente el juego luce estupendo gracias al motor Frostbite 2 que es capaz de dejarnos con la boca abierta especialmente en lo que se refiere a las partículas y a la iluminación. El efecto de las linternas o el láser de las armas de nuestros enemigos que nos cegarán al apuntarnos con ella, el resplandor de las bengalas y los fogonazos de las explosiones de noche, el sol entrando por las ventanas y las sombras que dejan todos los elementos de la estancia no tienen rival y engrandecen un juego notable a nivel técnico que incluso se permite representar estructuras destructibles que, pese a ser mejorables, se agradecen.

Esto no significa que, seguramente debido al baile de conversiones que ha tenido el juego y a las dificultades del mismo, no haya errores esporádicos pero de cierta gravedad que nos resultan bastante incomprensibles. Por ejemplo, veremos cómo algunos soldados atraviesan paredes de manera fantasmagórica o charcos de sangre que serán perfectamente visibles a pesar de estar detrás de una pared o un saliente. Señalar también que los cuerpos de los soldados abatidos desaparecerán rápidamente del mapa, lo cual no ha gustado.

En cuanto a las texturas, es un tanto decepcionante ver cómo mientras algunas estructuras, vehículos o personajes tienen un acabado envidiable a corta distancia, existen edificios mucho menos definidos que otros. A esto hemos de añadir un tratamiento del agua decepcionante, pues el leve chapoteo de las balas al atravesar la superficie simplemente no está a la altura del resto del conjunto.

Pese a todo, recalcar que estamos ante uno de los juegos más potentes de la actual generación, que en algunos momentos llega a resultar mucho más fotorrealista que pesos pesados de la industria como Crysis 2. Y es que como podéis ver Battlefield 3 ofrece una de cal y otra de arena, ya que incluso en una campaña por momentos poco inspirada nos deja instantes para el recuerdo, como por ejemplo el vuelo en el jet, en el que a pesar de que no podremos practicar el pilotaje limitándonos a nuestro papel de artillero, sorprende desde el momento en el que despegamos e incluso más de un giro llegará a provocarnos verdadero vértigo.

El sonido del juego no se queda atrás, y aunque la banda sonora pasa algo desapercibida los efectos del combate son fantásticos y quien posea un equipo capaz de sacarle partido disfrutará de las explosiones y de las balas silbando por el salón de su casa. Las voces además han sido dobladas al castellano, lo cual es de agradecer.

Llegamos por fin a la parte más sólida del título, el modo multijugador. Jugar online es desde luego lo que más horas nos proporcionará y el área en la que el título de EA muestra su propia esencia, aquello que lo desmarca de otros juegos similares. Si bien Call of Duty nos propone partidas de acción rápida y precisa, Battlefield 3 apuesta por un combate algo más pausado pero tremendamente adictivo, con mapas que aquí sí impresionan por su gran tamaño y en el que el factor “guerra total” alcanza su máximo exponente.

Los jugadores podrán optar por ser parte de la infantería o subirse a diferentes vehículos aéreos (helicópteros, cazas) o terrestres (tanques, blindados) para lograr sus objetivos en batallas en las que lo más importante será la cooperación. Ir por libre disparando a todo lo que se mueva no conducirá al jugador a ninguna parte y por supuesto penalizará a su equipo, pero si se aprende a trabajar en equipo y a llevar a cabo una estrategia planificada de antemano la victoria será una de las experiencias más gratificantes que podemos encontrar jugando en compañía.

En consola las partidas serán máximo de 24 jugadores, se podrá ir obteniendo medallas y subiendo de rango y habrá una gran variedad de modos como Conquista , Rush o Deathmatch con los que los jugadores habituales ya estarán familiarizados. El sistema de conexiones funciona de maravilla y elegir tu partida perfecta es muy sencillo, aunque es una lástima que no se haya incluido el Battlelog, una herramienta muy interesante para crear comunidades que es exclusiva de Pc.

Mencionar también que existe un modo cooperativo para dos jugadores que se antoja algo escaso, con solo 6 misiones de la campaña disponibles que, si bien son un poco más largas, también han visto aumentada la dificultad, por lo que deberemos tener a nuestro lado a un amigo cuanto más hábil mejor.

Para finalizar, retomar el punto relativo a las diferentes versiones del juego. Está claro que, quien quiera disfrutar de Battlefield 3 en estado puro mejor que opte por la versión de Pc, aunque avisamos que los requisitos necesarios para moverlo con fluidez y con todo a tope son realmente altos y no están al alcance de todos los equipos. Sabiendo esto, afirmar que las conversiones de consola son realmente impactantes, con mínimas diferencias entre Xbox 360 y Ps3 (aunque si analizamos algunas texturas minuciosamente sale algo mejor parada la de Microsoft) y que explotan al máximo un hardware que ya tiene más de cinco años para conseguir uno de los juegos más vistosos que podemos adquirir.

Este año será complicado valorar el mejor shooter de la temporada, la competencia es feroz y son muchos estudios los que este 2011 han puesto toda la carne en el asador y han sabido exprimir las herramientas de las que disponen, pero no cabe duda de que esta tercera entrega de Battlefield estará entre los selectos y que seguirá dando mucho que hablar en los meses venideros.

NOTA FINAL: 8,7

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s