Halo: Combat Evolved Anniversary

Halo Combat Evolved Anniversary

343 Indistries cargó sobre sus hombros una gran responsabilidad al aceptar llevar a cabo la puesta al día de un juego de acción en primera persona que ya es historia de los videojuegos y que cuenta con miles de fans en todo el mundo. Cuando Halo: Combat Evolved llegó a Xbox demostró que este género también tenía cabida en las consolas, que para la tarea de apuntar y disparar con precisión mientras te movías frenéticamente por escenarios en tres dimensiones no era indispensable un teclado y un ratón. Fue un juego épico, que aprovechaba las posibilidades de la tecnología disponible por aquel entonces con maestría para contar una historia de ciencia ficción con un guión fascinante y narrado como si de una película se tratase.

La jugada, en mi opinión, ha salido redonda. Primero Microsoft ha dado a los aficionados lo que llevaban pidiendo desde hacía mucho tiempo, han homenajeado el décimo aniversario de la saga como se merece y además han conseguido que el estudio que lo ha llevado a cabo se empape de la cultura Halo y tome la práctica necesaria con las herramientas de desarrollo que han heredado de Bungie para encargarse de la cuarta entrega de la franquicia, de la que todavía sabemos muy poco excepto que está en marcha.

Lo primero que me ha llamado la atención de este Halo Anniversary es la inmensa fidelidad del juego al original y el respeto mostrado por todos y cada uno de los elementos que hicieron de este título un grande de la industria. Es cierto que el aspecto gráfico se ha visto profundamente renovado con modelados en alta definición y efectos que hoy por hoy podemos encontrar en los últimos lanzamientos, sin que esto signifique que está por encima de los más avanzados tecnológicamente. El sonido también ha sido tratado con especial cuidado, y desde que arranca la campaña y empiezan los tiroteos y las explosiones podemos comprobar la excelente labor realizada en este sentido. Sin embargo es en la jugabilidad y en el trazado de los mapas donde el juego no ha cambiado apenas un ápice, conservando toda la magia intacta y garantizando una gran fluidez a excepción de una pequeña pausa detectada al pasar por un punto de guardado.

Cuando encendí la consola e inicié el juego he de admitir que tenía mis dudas sobre el producto. Temía encontrarme con una experiencia poco novedosa y demasiado ‘retro’ tras haber disfrutado los últimos años de cada entrega de la franquicia que llegaba a las tiendas con inusual regularidad. ¿Es necesario y realmente motivador ponerte a los mandos del Jefe Maestro en su primera gran aventura sabiendo ya lo que te vas a encontrar? Para mi sorpresa, la respuesta es sí. Es sumamente gratificante rejugar este clásico que luce tan bien con el extra que supone comparar su acabado con el aspecto que lucía la primera vez que lo vimos en movimiento. Y es que con una simple tecla podremos devolverle a su estado original para maravillarnos de lo mucho que han evolucionado los juegos desde entonces pero a la vez sintiendo gran respeto por una obra que aún hoy se ve impresionante para haberse logrado con los recursos de la pasada generación.

La acción fácil y directa, la recuperación de salud con los botiquines siempre y cuando no de tiempo a que nuestro escudo se recargue, las batallas tan coloridas, los espacios abiertos, la soberbia interacción con los vehículos que despliega todo un abanico de posibilidades para superar los diferentes niveles, el diseño de las edificaciones, el misterio de la historia, los personajes carismáticos… Todo esto y más es lo que ha justificado esta edición y lo que nos volveremos a encontrar para disfrutarlo como el primer día, aunque por supuesto hay algunas novedades que merece la pena mencionar.

La primera de ellas, la diseminación de las tradicionales calaveras por los escenarios que nos facilitarán trucos para las partidas, algunos de ellos realmente divertidos y que los seguidores sabrán reconocer como por ejemplo la de Funeral Grunt, que una vez más cambia de nombre pero mantiene el mismo efecto, que al disparar a estos enemigos a la cabeza estallen como granadas de plasma. Hay muchas más y con ventajas de lo más curiosas que deberéis ir descubriendo.

Aparte, decir que tras las quejas de muchos usuarios sobre la dificultad de encontrar las terminales de datos repartidas por el juego, que nos daban información adicional sobre la historia, estos paneles están ahora bastante más a la vista y desbloquearán vídeos muy bien realizados e interesantes. Hay uno por cada nivel, y encontrarlos todos tiene su recompensa, nada menos que pistas sobre el argumento de Halo 4.

Las partidas vuelven a incluir la opción de cooperativo en pantalla partida con dos peculiaridades. Una de ellas, que en los vídeos ahora sí aparecerán dos personajes para que ambos jugadores se sientan protagonistas de los acontecimientos. La otra, que podremos hacer uso de Xbox Live para conectarnos con un amigo a distancia.

En lo que al multijugador se refiere, tendréis a vuestra disposición seis mapas inspirados en el universo Halo: Combat Evolved, algunos perfectamente revisados haciendo uso del motor de Halo Reach, con mitos como Hang ‘Em High (rebautizado como High Noon) y cuyas partidas podrán albergar jugadores que posean cualquiera de los dos títulos. El servicio online Halo Waypoint estará incluido con notables mejoras entre las que destaca la posibilidad de acceder vía Windows Phone. Mencionar también el uso que se le puede dar a Kinect para las órdenes por voz, como recargar o incluso activar el modo clásico.

Como podéis ver, nos encontramos ante una edición muy bien planteada aunque aclarar en todo caso que no es una experiencia tan actual como lo fue Halo Reach. Al partir de la base de que estamos ante un juego con una década a sus espaldas que ha sufrido un estupendo lavado de cara, no es tan cinematográfico como la pasada entrega de la franquicia y algunos elementos como los rostros de los protagonistas, los efectos ambientales o los entornos nocturnos no llegan al nivel del último juego de Bungie.

Además, algunas fases pecan de repetitivas, con situaciones como los sucesivos desembarcos de los Convenant intentando asaltar la posición de los supervivientes del aterrizaje forzoso de las cápsulas o, bastante más adelante, las numerosas oleadas de los parásitos Flood que nos acosarán cuando intentemos llegar al Índice en pasillos realmente clónicos. Son señas de identidad de la vieja escuela de los shooters y que hoy en día los nuevos estudios intentan evitar a toda costa apostando por escenarios más diferenciados y objetivos más variados. Todas estas pequeñas pegas que acabo de exponer son el precio que hay que pagar por haber preferido homenajear al clásico por su aniversario siendo fiel al diseño y al desarrollo original en vez de versionarlo. Eso sí, ¿quién se lo va a reprochar?

Halo: Combat Evolved Anniversary es una compra casi imprescindible para aquellos que en su día no pudieron disfrutar de esta odisea espacial y sobre todo si han disfrutado de alguno de los recientes lanzamientos de la franquicia. Los que ya lo hayan jugado, y a pesar de que nos encontramos en una época en la que las estanterías se llenan de títulos de gran calidad, deberían plantearse en darle una oportunidad gracias al precio tan competitivo con el que sale al mercado, 39’95 euros. Si dentro de unos meses hicieran lo mismo con la segunda entrega, yo no me lo pensaría.

NOTA FINAL: 8,5

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s