Zoom a: Gran Hotel. Capítulo 9

El Gran Hotel cerró ayer sus puertas, al menos hasta la próxima temporada. Después de varias semanas manteniendo la intriga sobre los asesinatos de Cantaloa, parece que este capítulo nos trae, por fin, las ansiadas respuestas.

En primer lugar  tenemos el caso de la, no tan inocente Cristina Olmedo. Andrés, después de su conversación con Catalina en el episodio anterior,  visita a Ayala para contarle la última declaración de la doncella. Gracias a esto el detective consigue una autorización para registrar el Gran Hotel y está dispuesto a llegar hasta el fondo, para crispación de Doña Teresa que no ve el momento de que el detective deje de merodear por su hotel.

La segunda visita de Andrés es a Julio, al que encuentra esperando a las puertas de la estación de Cantaloa la llegada de Alicia. Aunque el joven se ilusiona mucho cuando Alicia llega a la estación, pospone su partida debido a las noticias que le da Andrés. Lo que provoca que la menor de los Alarcón se sienta rechazada. Si a eso le sumamos que cuando la chica vuelve al hotel, Diego al recibe con los brazos abiertos y sin mostrar ningún tipo de resentimiento por su fuga, Alicia comienza a plantearse que quizá no sea tan importante para Julio como ella pensaba.

Mientras tanto Ayala comienza a sospechar que Sofía podría ser quien empuñó el martillo que acabó con la vida de Cristina Olmedo, debido a unas huellas dactilares que ha encontrado en el arma homicida. Julio es quien le lleva estas huellas (vía Andrés) al inspector Ayala, con lo que termina de lanzar a  Alicia al altar con Don Diego.

Pero Doña Sofía tiene un marido que no se merece y que se auto-inculpa para protegerla.

Y tampoco debemos olvidar que es noche de luna nueva, todo apunta a que el asesino del cuchillo de oro volverá a actuar y Ayala quiere estar preparado. Aunque el detective no averigua quien es el asesino, nosotros descubrimos que no es otro que el maitre del hotel. Todo un golpe de efecto.

Y en último lugar, pero no por ello menos importante, tenemos rodando de mano en mano la famosa carta con el terrible secreto de los Alarcón. Que no es otro que Doña Ángela tuvo una relación con el marido de Doña Teresa de la que nació un bastardo. En esa carta se reconocía a ese hijo ilegítimo como el heredero de todo el hotel. Por supuesto ese valioso retoño no es otro que nuestro querido Andrés, quien ajeno a todo esto se casa en secreto con Belén (que por supuesto está bien enterada de la carta). Que Andrés ignore quién es no evita que intenten matarle. Aunque tendremos que esperar a la próxima temporada para saber si lo consiguen.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s