Personajes gafes

Seguro que muchas veces has terminado de ver un capítulo de una serie y has pensado. “Cómo mola, me encantaría vivir en esa serie”. Apostaría a que muchos personajes cambiarían su vida por la tuya sin pensarlo. Pues si miramos la vida de algunos nos daremos cuento que en realidad son bastante gafes.

Tomemos por ejemplo a cualquiera de los personajes de One Tree Hill ¿Por qué no Lucas Scott? Su padre abandonó a su madre cuando se acababa de quedar embarazada para embarazar a otra chica y casarse con ella. Se enamora de la chica de su hermanastro, quien le odia y además está empezando a hacer buenas migas con su mejor amiga.

Cuando por fin todos son amigos y se llevan bien. Tiene que soportar el chantaje de su padre.  Además tiene un problema de corazón, que obvia porque tiene que jugar al baloncesto y ganar el campeonato. Un amigo de la infancia con el que hace tiempo que no habla entra en el instituto a punta de pistola reteniendo a varios de sus amigos, además de alcanzar con una bala a Peyton. Cuando su adorado tío Keith entra en el instituto para salvar la situación el chico se suicida y Dan aprovecha y mata a su hermano, es decir el tío de Lucas, y le echa la culpa al pobre chaval muerto. Luego su madre encuentra un buen novio y se larga dejándole solo. Su novia y editora le deja porque en realidad quiere a Peyton. Y cuando por fin se va a casar con ella y van a tener un bebé y ser felices, Peyton casi tiene un aborto y se muere. Pero Lucas no es el único con problemas de mala suerte en One Tree Hill. Todos los personajes han pasado por el hospital, es más, son clientes habituales, si no van al menos una vez por episodio como que no se sienten ellos.

Urgencias también tuvo personajes bastante gafes. Carter sin ir más lejos. Su hermano murió cuando era pequeño, su primo tuvo problemas con las drogas que le causaron un daño permanente en el cerebro. Le acuchillaron y se desangró en el suelo mientras los demás estaban de fiesta, tuvo problemas con las drogas, Kovac le robó a Abbey. En África casi le matan. Perdió a su hijo, que nació muerto, su mujer le dejó y encima necesitó un trasplante de riñón. Pero si lo de Carter fue fuerte lo de Romano fue de órdago y con saña.  Primero le quitan un brazo con la hélice de un helicóptero y después otro helicóptero cae destruyendo todas las plantas del hospital hasta llegar a la de urgencias. Durante el episodio todo el personal se pregunta dónde está Romano, hasta que levantan el helicóptero y le descubren debajo del aparato.

Violet de American Horror Story es una adolescente a la que sus padres, que se quieren separar, obligan a ir a vivir a una vieja casa encantada. Ahí se enamora de un chico que, a parte de ser un psicópata y haber matado a toda su clase, está muerto, viola a la madre de Violet y la deja embarazada del anticristo. Y por si esto fuera poco, encima Violet muere en la casa.

Nate Fisher,  de A Dos Metros Bajo Tierra, vive entre los vivos y los muertos. Más desde que su padre murió y tuvo que volver a casa a encargarse de la funeraria con su hermano, negocio que detesta y del que no sabe nada. Su novia es una manipuladora superdotada que tiene una extraña relación con su hermano, que es un poco psicópata y odia a Nate. Además no olvidemos su aneurisma en el cerebro que le puede matar en cualquier momento. Cuando Nate lo deja con Brenda y se reencuentra con una antigua novia no solo se lían y vuelven a salir si no que ella se queda embarazada y poco tiempo después de que la niña nazca la madre muere. Nate vuelve a salir con Brenda a la que deja embarazada y cuando está a punto de engañarla con otra mujer su aneurisma explota. Le llevan al hospital y cuando parece que va a salir muere.

Opie de Sons Of Anarchy también tiene mucha mala suerte, principalmente gracias a Clay. Quién no solo le echó del club, si no que cuando Opie vuelve le encarga los peores trabajos, le intenta matar y finalmente logra matar a su mujer. No contento con eso, Clay se carga al padre de Opie. Pero ahí no acaba su mala suerte pues lleva desde que empezó la serie, y ya va por la cuarta temporada, intentando cargarse a Clay pero por un motivo u otro, llamémosle Jax, no puede, y encima es “el pupas” del club.

A la pobre Carrie Bradshaw se le debió cruzar un gato negro por las calles de Nueva York, o un tuerto con especial manía hacia ella la miró porqué tardó seis temporadas en encontrar novio fijo. Pero hasta que lo encontró la retahíla de personajes que pasaron por su cama no tiene desperdicio. Desde uno que la dejó con un post –it, tal cual. Hasta otro que la obligó a dejar  su ciudad, a sus amigas, que la utilizaba de mujer florero, para despreciarla y así no sentirse inseguro y finalmente la pegó. Sin olvidar al escritor ¿pero a alguien le gustaba ese personaje? Y todo eso para acabar con Big.

La historia de los hermanos Winchester también está plagada de mala suerte, y mira que saben de cosas sobrenaturales. Pero es que claro, cuando tu madre muere en el techo de tu casa, quemada por un demonio siendo un niño eso solo puede significar que eres gafe. Y vaya si lo son. El demonio se carga a la novia de Sam del mismo modo que mató a su madre, luego se carga a su padre, pero es que además se había cargado a sus abuelos maternos. Cuando por fin matan al demonio éste ha abierto las puertas del infierno y hay unos doscientos demonios libres. A Sam le come la cabeza uno de ellos, en forma de Ruby hasta que finalmente provoca la subida de Lucifer y el apocalipsis. Y Dean, que había hecho un trato para que su hermano volviera a vivir. Porque sí, ese es su Modus Operandi: si uno muere el otro se sacrifica y muere, no consigue salvarse, muere y va al infierno. Vuelve a vivir gracias a Castiel que le saca del infierno, y en qué momento, porque tiene que parar a Lucifer. Pero sin presión. Finalmente Sam consigue parar a Lucifer metiéndose con él y con Miguel en una caja en el infierno. Sam escapa pero a costa de su alma y cuando la recupera tiene unas cuantas alucinaciones. Y Dean que por fin deja el negocio y tiene una familia, que era lo único que quería, vuelve obligado y cuando les pone en peligro  les hace olvidarle para protegerles. Para terminar, aquí les tenemos luchando contra los Leviatanes, seres a lo que no se puede matar y encima acaban de asesinar a Bobby.

Si lo de los Winchester en Sobrenatural no es mala suerte ya me diréis lo que es. Pero si incluso tiene un episodio especial de mala suerte en el que si tocas una pata de conejo verdadera tienes muchas suerte mientras te quedes con la pata pero si la pierdes (y siempre la pierdes) toda tu buena suerte se convierte en mala y puedes llegar a morir y ¡A perder tu zapato!

Anuncios

2 comentarios

  1. Cualquiera de los personajes de Anatomía de Grey son auténticos gafes: Si Meredith está deprimida, coincide con una bomba, un tiroteo o un ferry empotrado contra el puerto. Izzy se enamora de un tío, se muere, luego tiene cáncer, luego se recupera y por último le da una crisis y desaparece.

    Pero bueno, no os olvidéis de la Reina de las Gafes: La señora Fletcher! Tenerla como amiga, tía, prima abuela segunda por parte de padre, podía ser más peligroso que jugar con cuchillos de noche con gafas de sol. Siempre que la invitaban a la casa de alguien, invariablemente se cometía un crimen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s