Zoom a: Castle. Temporada 4. Episodios 15 a 17

Cuentos de hadas, agentes secretos y traiciones es lo que hemos podido ver en los tres últimos episodios de Castle.

Empezamos por “Pandora” primera parte del episodio doble de esta temporada que contó con la intervención especial de Jennifer Beals, aquella chica que bailaba What a Feeling en Flashdance y que hemos podido ver recientemente en The L World y Miénteme. En Castle interpreta a Sophia Conrad una agente de la CIA que fue más que una amante para el escritor, su musa. Lo que hace que Beckett se ponga celosa. Lo más divertido son los diálogos entre Beckett y Castle en torno a este tema y como los desarrollan de tal forma que parece que es una riña de amantes. Otra parte divertida de este episodio doble es ver a Esposito intentar que le cuenten su misión secreta.

 “Pandora” es una presentación en la que se explica que un matemático ha desarrollado una fórmula por la que si matas a una persona, ésta es el eslabón para destruir Estados Unidos y desembocar en la Tercera Guerra Mundial. En “Linchpin” nos movemos en el mundo de los espías y agentes dobles. Nos podemos creer que el asesinato de una niña pequeña pueda producir esos sucesos, aunque sea un poco exagerado y diga que la economía de Estados Unidos reside en un hombre, aunque esto último es difícil de creer. La idea está llevada con lógica y explicada de tal forma que parece verosímil. Lo del juego de espías es un poco más complicado. Quizá en eso resida la rareza de este episodio ya que se sale de los estándares normales de la serie.

La traición con la que termina es un gran giro, te lo puedes ir oliendo a medida que avanza el episodio pero es un duro golpe, sobre todo para Richard Castle que se queda de rodillas abatido mirando el cuerpo de la agente secreto, confuso y dolido porque confió en ella, basó un personaje en ella y ésta solo le había utilizado y mentido.

 En “Once Upon A Crime”, que hace referencia a la nueva serie de cuentos de la ABC, canal que emite Castle en Estados Unidos, aparecen los cuerpos de dos chicas disfrazadas de Caperucita Roja y Blancanieves. Cuando aparece una tercera, ésta aún vive pero por muy poco. Tras dar muchas vueltas se conoce que el cuñado de una de ellas las estaba chantajeando porque atropellaron a su hermano cuando salían de una fiesta de disfraces. Al final el episodio se resuelve por un detalle, y visto con perspectiva quizá hubiera sido mejor y más barato para el asesino matar a las chicas sin más y no montar tanto teatro, pues es lo que lleva a Beckett y a Castle a cogerle.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s