Análisis de Prototype 2

Prototype 2

Todos aquellos que hayan jugado a la primera entrega pueden hacerse una idea de lo que Prototype 2 nos ofrece a los jugadores. ¿Eres amante de los sandbox? Pues estate muy atento a este título porque la libertad de la que vas a disfrutar es muy a tener en cuenta. ¿Te gustan los beat ‘em up? Entonces estás de suerte, porque los combates y la destrucción en masa no faltan en esta propuesta de Radical Entertainment que han decidido ser fieles al estilo de la franquicia y mejorar sus puntos más flojos sin reinventar nada.

Si nos fijamos en la historia veremos que, pese a que está enfocada desde un punto mucho más emocional que en el Prototype original, lo cual no quiere decir que el guión no esté lleno de conspiraciones, traiciones y sorpresas varias, se ha procurado que cualquier jugador pueda aproximarse a este juego sin demasiados quebraderos de cabeza. De hecho, en el menú principal podremos acceder a un vídeo que nos resumirá con mucho acierto y de manera muy directa y simple los acontecimientos anteriores a que James Heller, protagonista indiscutible del título, entre en escena.

Sin desvelaros demasiada información contaros que Heller es un sargento del ejército que al volver a Nueva York descubre que ha perdido a su familia a raíz de la infección que sufrió la ciudad tras la confrontación con Alex Mercer hace ya algo más de un año. Decidido a enfrentarse cara a cara con el que cree responsable de la muerte de sus seres queridos, el rudo combatiente se presenta voluntario para las misiones más peligrosas en la zona más castigada por los monstruos hasta que por fin se le presenta la oportunidad de vengarse.

Sin embargo Mercer parece prácticamente indestructible, y en vez de acabar con él resulta infectado por el mismo virus que su enemigo adquiriendo increíbles poderes que deberá aprender a usar a lo largo de la aventura mientras intenta descubrir cuáles son los planes de su creador y qué papel tiene en todo esto.

La ciudad en la que transcurre Prototype 2 es lo que podríamos llamar un campo de pruebas para sus impresionantes habilidades. Y es que una vez avanzamos en el juego es difícil no tener la sensación de que Heller es capaz de cualquier cosa y de que sus enemigos no son más que hormigas bajo su bota a pesar de sus feroces mandíbulas o su arsenal inagotable. Podremos saltar de un edificio a otro sin apenas esforzarnos, planear y darnos impulso en el aire para superar grandes distancias, hacer trizas a nuestros rivales con nuestras garras, correr por fachadas, desplegar tentáculos con los que agarrar y fulminar a nuestros objetivos y apoderarnos de vehículos como carros de combate o helicópteros e incluso arrancarles sus armas para disfrutar de su potencia de fuego.

La sensación de caos que reina en los escenarios cuando los soldados nos rodean y la población infectada nos rodea es digna de elogio, y si además somos lo suficientemente buenos como para invocar a un par de abominaciones que nos ayuden con el trabajo sucio, pues el resultado es una batalla campal de lo más divertida y que no nos dará respiro.

Pero claro, para ser tan poderoso primero deberemos trabajar duro. Completar las misiones de la historia, con objetivos mucho más variados ya sean de Gentek o de Blackwatch, o las secundarias, al final algo más repetitivas pero igualmente abundantes, irán haciendo que el protagonista vaya subiendo de nivel aumentando atributos como velocidad, fuerza o capacidad de regeneración según nos apetezca o mejorando nuestros ataques y armas biológicas. En Prototype 2 todo lo que hagamos nos recompensará, por lo que merecerá la pena dedicarle tiempo a las tres zonas a las que podremos acceder -verde, amarilla y roja según el grado de infección- para exprimir al máximo todas sus posibilidades.

Pero no todo serán fuegos artificiales en esta historia, si queremos investigar qué traman las misteriosas fuerzas que trabajan en Nueva York Zero, deberemos aprender a infiltrarnos en campamentos e instalaciones para tener acceso a las terminales de datos o a las áreas restringidas. Lo haremos con bastante facilidad gracias a la capacidad de absorción de Heller (¿os suena?), que podrá asimilar a todos aquellos indivíduos que antes haya agarrado para hacerse con su apariencia, rellenar la barra de salud e incluso hacerse con sus recuerdos.

A veces encontrar a la persona adecuada será más complicado que otras, por lo que tendremos que hacer uso de los infalibles instintos del personaje, que cuenta con un sonar que nos dirigirá hasta nuestro objetivo y lo destacará entre el resto. Esta herramienta para la caza nos servirá también para saber si una persona está siendo vigilada por un compañero o no, lo que será crucial para saber si podemos absorberle sin hacer sonar la alarma o no.

Muchas posibilidades como decía en un juego que recicla muchos elementos de la mecánica de su antecesor aunque introduciendo las suficientes modificaciones como para que no nos parezca estar recorriendo los mismos lugares, a pesar de que los escenarios coinciden, o cumpliendo las mismas misiones, aunque por supuesto más de una vez tendremos algún que otro déjà vu.

Como cabría esperar a nivel técnico se nota un salto importante especialmente en cuanto a gráficos, aunque no se trata de una revolución en ningún caso. Texturas y animaciones son adecuadas pero no resultan punteras de ningún modo, e incluso la ciudad, bastante viva y llena de elementos, personas y criaturas, parece no hacer justicia a su tamaño si oteamos desde los edificios más altos donde la visibilidad se ve algo limitada por culpa de la niebla que difumina los fondos. Pero claro, en contrapartida todo esto nos asegura una jugabilidad sólida, sin ralentizaciones y con tiempos de carga muy escasos, por lo que a la hora de encender el juego estaremos casi inmediatamente recorriendo las avenidas de la urbe.

En conclusión, Prototype 2 es un juego divertidísimo de jugar especialmente en sus primeros compases. Fácil de seguir gracias a una historia entretenida sin llegar a fascinar pero narrada con mucho estilo gracias a unos vídeos en blanco y negro que nos recuerdan a la estética del cómic más noire. Además, nos mantendrá pegados a la pantalla mucho tiempo, por lo menos una quincena de horas en nuestra primera partida, potenciada por el llamado sistema Radnet que nos procurará desafíos y la posibilidad de compartir nuestras puntuaciones con nuestros amigos.

NOTA FINAl: 7,8  

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s