Análisis de The Amazing Spider-man

spider-man-game-header

Pocos pueden hacer sombra a Los Vengadores en el Universo Marvel, de moda tras la espectacular película de Joss Whedon, pero si alguien puede lograrlo ese es sin duda el héroe más intrépido, bocazas y perseguido de todos los que ha creado el bueno de Stan Lee. Tras uno de los peores cierres de trilogía que se recuerdan, Spider-man vuelve a los cines para quedarse, con un reboot que ya es uno de los blockbusters del verano con un acercamiento a la adolescencia del personaje y tratando de aportar una visión fresca y trepidante. La ocasión merecía un videojuego como es debido, por lo que el estudio de Activision responsable de las últimas apariciones del personaje en nuestras consolas, Beenox, vuelve a la carga decidido a superarse. El resultado es un juego en el que prima la diversión por encima de todo lo demás, pero mejor vamos por partes que hay mucho que analizar.

Para comentar la jugabilidad del título primero hay que tener en cuenta una cosa. Hay estudios que consiguen crear grandes juegos innovando y asentando unas bases que se perpetuarán durante años en la industria. Otros, pese a no resultar tan originales o impactantes en su propuesta, tienen la habilidad de utilizar un modelo de calidad garantizada y aplicarlo en un producto al que curiosamente le viene como anillo al dedo.

Beenox, tras aportar su granito de arena al género de los superhéroes con el sorprendente y divertido Dimensions, continuó las aventuras del lanza redes con el mediocre Edge of Time. Consciente de que en esta ocasión se estaban jugando su credibilidad como estudio, decidieron demostrar que son los indicados para seguir produciendo los juegos de Spidey volviendo a las raíces de la franquicia, con aquel mundo abierto que tan buenos ratos hizo pasar a los jugadores en Spider-man 2 y utilizando muchas de las cosas vistas en las dos entregas del Batman de Rocksteady, hasta ahora el mejor juego basado en el mundo de las viñetas que podemos encontrar, y que a decir verdad le vienen pero que muy bien a nuestro amigo y vecino. ¡Quién lo diría!

En cuanto a la vertiente sand-box nos encontramos ante un juego visualmente muy bien realizado. Tenemos toda la isla principal de Nueva York para nuestro divertimento, y aunque el mapa no es tan grande como el de la mayoría de los títulos que optan por esta característica, sí que está bien aprovechado. La iluminación es de lo más realista, los cristales de los edificios reflejan los alrededores con acierto, la calle está llena de vida en cuanto a tráfico y transeúntes y Spider-man se balancea entre edificios mostrando unas animaciones excelentes, por encima de lo que estamos acostumbrados a ver. La cámara, siempre a sus espalda, potencia que los movimientos sean muy cinematográficos y el protagonista, al igual que el resto de personajes destacados (no tanto los enemigos más clónicos o los ciudadanos) está representado con gran detalle y definición.

Nos moveremos por la ciudad guiándonos gracias a nuestro móvil, que nos irá marcando los principales objetivos y recibirá diversos mensajes que nos alertarán de sucesos importantes o nuevas localizaciones destacadas. Hay mucho por hacer, ya sea avanzar en la historia principal, compuesta por 11 capítulos, las misiones secundarias que pueden llegar a ser igual de entretenidas, o encargos diversos que te ayudarán a ganar experiencia y bonificaciones, esenciales para enfrentarte a los mayores retos con garantías, pero definitivamente bastante más repetitivas. De hecho hay decenas de ciudadanos a los que deberemos llevar al hospital, lo cual es un tanto tedioso, civiles a los que salvar de los clásicos rateros de barrio, bloqueos policiales en los que tendrás que ayudar a las autoridades a reducir a delincuentes, persecuciones automovilísticas y asaltos a laboratorios para robar información.

Mención especial merece el dirigible que sobrevuela Nueva York, que pondrá a prueba tu habilidad con diferentes desafíos para establecer tus propias marcas, y los dossieres de prensa, en los que deberás ayudar a una periodista a fotografiar diversas escenas un tanto misteriosas que, pese a ser sumamente fáciles, requerirán de toda nuestra atención. ¿Qué sería de Peter Parker sin una cámara de fotos?

Pasando a otro terreno, una vez iniciemos los capítulos de la campaña o las misiones especiales, la acción se situará en los interiores. Hay algunos más agobiantes, como las cloacas, otros muy espaciosos, como los laboratorios Oscorp o diversas naves industriales. Pero todos ellos tienen un elemento común, el jugador puede elegir entre enfrentarse a los enemigos directamente o haciendo gala del máximo sigilo. Y es que tras algún que otro tramo que requerirá de toda la capacidad de movimiento del héroe, llegaremos a estancias repletas de enemigos en los que, ahora sí, la sombra de Batman Arkham City es muy clara.

El combate os será muy familiar si habéis completado los juegos del hombre murciélago. Un botón para atacar, otro para esquivar una vez nuestro sentido arácnido nos avise de que se avecina un golpe a traición, otro para saltar y por fin otro especial que suele servir para lanzar redes o inmovilizar a nuestros enemigos. Sí, los combos han sido muy simplificados respecto a las anteriores entregas, pero ahora son más accesibles para todos los jugadores y más espectaculares, por lo que no tiene por qué ser algo necesariamente malo. Además, se han trabajado las animaciones para que sean muy fluidas y menos mecánicas que en anteriores ocasiones.

Como buen arácnido podremos acechar desde el techo a nuestros enemigos y caerles encima sibilinamente para envolverles en nuestra red y dejarles colgados sin que el resto de guardias se enteren. El sistema no es para nada frustrante y suele ser la opción más recomendable, pues los soldados con armamento pesado o algunos infectados son duros de pelar si queremos hacer que besen la lona a base de puñetazos y patadas, y más si atacan en grupo, aunque por supuesto la elección es vuestra. Si optáis por el enfrentamiento directo mucha atención al escenario, pues suele haber bombonas de oxígeno o contenedores que podréis lanzar contra ellos y que os darán unos segundos para utilizar la red antes de que se recuperen del impacto.

Esencial en todo momento, y también herencia de Batman, es el sistema de pausado y marcación. En cualquier momento podremos pulsar el gatillo, ralentizando la acción y a través de una perspectiva de primera persona seleccionar cualquier punto del escenario al que saltar impulsándonos con la red para posarnos. Es muy importante para pillar a los enemigos por sorpresa, alcanzar lugares con precisión, interactuar con mecanismos, lanzarnos contra nuestros adversarios y en definitiva para no volvernos locos como en otros juegos del personaje en los que llegar a ciertos lugares era una tarea imposible por la sensibilidad de los controles.

Con cada nivel superado, con cada combate ganado y con los paquetes tecnológicos y manuales que encontraremos repartidos por las misiones ganaremos experiencia y podremos desbloquear nuevas habilidades para Spider-man como mayor velocidad a la hora de lanzar redes o la capacidad de envolver a sus presas de dos en dos; y mejoras tecnológicas que le harán más resistente al ácido o a los disparos por poner algunos ejemplos, por lo que siempre es mejor invertir el mayor tiempo posible recopilando la puntuación necesaria.

Sorprende lo bien estructurado que está el guión, pues si bien normalmente los juegos que nacen para aprovechar el tirón de una entrega cinematográfica del superhéroe de turno se limitan a ofrecer una trama inconexa y aderezada con algunos momentos del filme con bastante desacierto como vimos en Spider-man 3, en esta ocasión se opta por comenzar la narración tras el punto y final de la película The Amazing Spider-man.

De este modo, aunque está lleno de referencias al blockbuster veraniego (¡cuidado al jugarlo si queréis sorprenderos con la película, pues sus primeras escenas ya están llenas de spoilers!) se ha trabajado en un guión muy coherente aprovechando personajes y lugares que nos sonarán, ya sea de este espectacular reinicio de la franquicia en el cine o directamente de los cómics, de donde saca un montón de buenas ideas que nos hacen preguntarnos si en unos años no se implementarán en la gran pantalla. De hecho, bien podrían pues secundarios como Alistair Smythe o Felicia Hardy (alias la Gata Negra) dan muchísimo juego y encajan a la perfección con la frescura de la propuesta.

Se agradece también que se apueste por secundarios que no han sido sobreexplotados todavía en los videojuegos o en las películas. No veremos a Venom, ni al Buitre, ni al Doctor Octopus, sino que se recuperan enemigos casi olvidados de los cómics como Alimaña o la Iguana, que evidencian la investigación de las aventuras del arácnido que los chicos de Beenox han llevado a cabo y además encajan perfectamente con el hilo conductor de la historia. Para no desvelaros demasiado simplemente decir que, tras el incidente del filme con el Lagarto, Oscorp ha seguido investigando con el suero de Connors creando diversas criaturas que una vez fuera de control comienzan a infectar la ciudad, que se convierte en el campo de batalla entre los interespecies y los robots de la corporación. Si a esto le añadimos que la dulce Gwen, el amor de Parker, queda infectada, tenemos una aventura contrarreloj para encontrar la cura y salvar Nueva York y a tosos sus habitantes.

Enemigos como Rhino o Escorpión, más conocidos, muestran un diseño muy original y sumamente realista. Olvidaos de los criminales vestidos de animales diversos, en este título han sido re-imaginados como sujetos de prueba en los que apenas puedes diferenciar la parte animal de la humana. No tendremos conversaciones avanzadas con ellos pero su presencia es muy bien recibida.

Rhino

Serán ellos los que nos regalen los momentos más memorables del juego, las luchas de final de nivel con los jefes finales que acabarán cayendo a nuestros pies a base de lanzarles redes, aprovechar nuestro entorno una vez memoricemos sus rutinas de ataque y hacer alarde de toda nuestra agilidad y nuestro repertorio de piruetas. A muchos de ellos los tendremos cara a cara más de una vez a lo largo de la aventura, pues pueden aparecer en las misiones principales o en las secundarias, haciendo estas últimas mucho más interesantes y difíciles que superar.

Aparte de los interespecies una vez finalicemos una misión importante del juego el pérfido Smythe nos mandará sus robots más impresionantes. Estas peleas son las más imponentes del juego, pues discurren en plena ciudad dado su colosal tamaño, por lo que preparaos para balancearos sin parar para encontrar sus puntos débiles.

En general no nos encontramos ante un juego difícil ni mucho menos, puede que algo facilón para los más jugones, que no tendrán que repetir secciones muy a menudo, pero se trata claramente de una apuesta por acercarlo a todos los tipos de público, lo cual es perfectamente comprensible.

Entonces, ¿qué le pediríamos a la próxima entrega del asombroso Spider-man? Pues no estaría de más un mayor esfuerzo con las licencias, ya que los rostros no son exactamente los de los actores de la película, voces al castellano, alguna que otra idea novedosa que aporte singularidad a la saga y dar forma a la historia con un mayor número de conversaciones entre los personajes y escenas entre los episodios.

El nuevo Spider-man es, ante todo, un juego que no aburre y que engancha, y eso es lo primero que se le debe pedir a un juego. Tiene un apartado gráfico muy resultón, el sonoro es perfectamente correcto, la historia es muy apropiada y respetuosa con la película y el universo en el que se basa y además es todo un deleite para los fans, que no pararán hasta hacerse con todos los coleccionables, que recompensan la búsqueda mucho más que la mayoría de los juegos de plataformas y acción.

Hay trajes para cambiarnos de ropa cuando queramos, ilustraciones, extensos perfiles de los personajes del juego con alguna que otra sorpresa y muy especialmente los cómics clásicos. Están en inglés, pues son los originales, pero es una gozada poder consultar digitalmente algunas de las historietas más emblemáticas de Spidey como su primer encuentro con el Lagarto, la Gata o Rhino e incluso la primera aparición de Gwen Stacy. Merece la pena dar vueltas por Nueva York para poder acceder a este contenido, os lo aseguro.

The Amazing Spider-man es el mejor juego del hombre araña por lo completo que es en todos sus apartados. Algunos dirán que Web of Shadows tenía una historia más elaborada, y puede que tengan razón. Otros que Dimensions era de lo más variado. Pero no lo dudéis, si os gusta el personaje este es vuestro juego, no os defraudará.

NOTA FINAL: 8

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s