Análisis de Transformers: Fall of Cybertron

Transformers-Fall-of-Cybertron-Wallpaper

Si algo hay que destacar de Activision es su absoluta fe en High Moon Studios para sacar adelante una de las franquicias por las que más han apostado los últimos años en cierto modo revalorizada gracias a las películas de Michael Bay sobre los juguetes de Hasbro que habían caído durante años en el olvido. Tras unos primeros juegos basados en las películas perfectamente aceptables pero sin duda algo flojos, estos chicos quisieron aprovechar el parón entre la segunda y la tercera parte de la saga cinematográfica para ir un poco más allá y realizar un título muy purista respecto a la serie de televisión y los cómics en el que dejaban a un lado los diseños que habíamos visto en la gran pantalla para crear un universo basado en el lugar de origen de estos seres, el fascinante Cybertron.

No cabe duda de que fue el mejor de los juegos de Transformers y sorprendió a los fans por el mimo que había recibido la producción y su acción trepidante. No carecía de fallos, por supuesto, pero tras lanzar al mercado el inevitable Transformers: el lado oscuro de la luna, muy por debajo de las expectativas y un ejemplo de que la industria debería plantearse una vez más el modo en el que trabajan en las adaptaciones al videojuego de los grandes blockbusters, los chicos de High Moon recibieron una palmadita en la espalda y los animos y recursos necesarios para pulir su mejor obra. Así, este verano nos llega la segunda parte de La guerra por Cybertron bajo el título de Fall of Cybertron. Un nombre muy apropiado, teniendo en cuenta que sigue los acontecimientos del anterior juego pese a tomarse alguna que otra licencia necesaria para estirar una historia que muchos creían ya cerrada.

Después de librar una desesperada batalla por su planeta, los Autobots asumieron que para sobrevivir habrían de tomar la más dolorosa de las decisiones, abandonar su mundo agonizante por las disputas y la falta de Energón, su energía vital, al no poder ya soportar la vida en la superficie con la esperanza de que algún día volvería a ser habitable.

Tras vencer a los Decepticons en un colosal enfrentamiento, Optimus Prime y sus camaradas preparan su viaje abordo del Arca, una gigantesca nave que les transportará por los confines del universo hasta encontrar un nuevo hogar. Sin embargo el cruel Megatrón no está dispuesto a que todo acabe así, de modo que con el resto de sus tropas comienza una ofensiva para destruir el vehículo antes del despegue, con lo que se abre un nuevo capítulo en la guerra entre estas dos facciones.

La campaña, bastante larga, sigue la línea tan acertada de su predecesor. No existen dos historias paralelas en las que se te da la oportunidad de elegir un bando, sino que dado que se ha puesto todavía más atención en el guión y en sus cinemáticas para que la aventura resulte más inmersiva para el jugador, iremos intercalando misiones con diversos Transformers cada cual con sus objetivos, ya sean benévolos o maliciosos, para que los acontecimientos se vayan sucediendo de manera lógica hasta llegar al desenlace deseado.

Todo en Transformers: Fall of Cybertron ha sido tratado como una gran producción y mejora lo visto en la primera parte, desde la banda sonora hasta el apartado visual. Tampoco es que la diferencia entre uno y otro sea abismal, ni mucho menos. Sinceramente, se trata de un juego muy continuista que apuesta ciegamente por la acción desenfadada y la espectacularidad. Por ello los gráficos rayan un nivel estupendo y pese a no ser lo más potente que hemos visto en consola son sólidos y te sorprenderán más de una vez con la majestuosidad de algunos de los fondos y la escala conseguida en muchos de sus escenarios.

Siendo un shooter en tercera persona han trabajado en mejorar algunos aspectos que a un servidor le resultaron un lastre en el anterior viaje a Cybertron. Por ejemplo las armas, que siguen siendo muy variadas pero gozarán de munición a mansalva. De este modo no será tan frecuente quedarnos sin disparos como en la primera parte, pues en un juego en el que los combates son una constante y que a veces se prolongan varios minutos es fundamental. También apreciamos que el diseño de los niveles es menos “pasillero” y se prefieren los espacios abiertos para los tiroteos, aunque sí es cierto que tendremos que movernos por estructuras que nos limitarán la movilidad cuando pasemos de un área a otra y en las que encontraremos terminales para comprar armas y munición o mejorar nuestro equipamiento.

Hay otros puntos algo más criticables, como por ejemplo la conducción, que no acaba de dar con el control deseado, o la disminución de los enfrentamientos con los jefes finales. Y es que a veces la acción puede llegar a ser monótona sobre todo en los primeros compases del juego, aunque no sería justo omitir que poco a poco se procura dar variedad de situaciones a la campaña que cuenta con momentos memorables y espectaculares, algunos de los mejores ya al final de la aventura y con el aliciente de poder hacer uso de los gigantescos y letales dinobots.

Los objetivos de las misiones, aunque son perfectamente coherentes con la historia, también pueden llegar a ser algo monótonos al limitarse durante un nivel entero a rutinas como “activa tal generador” o “destruye los tres cañones Decepticons”. Por fortuna en la mayoría de los capítulos no prestaremos demasiada atención a lo que se nos ordena al estar viviendo una guerra total con escaramuzas constantes y protagonizadas por un importante número de tropas, lo cual nos encanta en un juego como este de corte bélico y que resulta tremendamente épico a veces.

Esto es en gran medida gracias al plantel de personajes rescatados de los archivos de los Transformers. El juego, que por segunda vez muestra unos diseños que beben directamente de los productos originales y prácticamente nada de las películas, cuenta con mil y una referencias a las historietas o a los protagonistas de la serie de animación que todo amante de este universo sabrá apreciar. Si lo eres, no te deberías perder Fall of Cybertron porque te lo pasarás en grande señalando todos los detalles que han introducido y las características más reseñables de los principales integrantes de los Autobots y los Decepticons. Claro que si en su día no te empapaste de este universo y a día de hoy no te evoca cierta nostalgia, pues probablemente el juego te resulte algo insípido y quede únicamente como un buen título de acción.

Un producto que, en general, raya un gran nivel. La jugabilidad está bien ajustada y es dinámica, con una dificultad asequible sin ser ni mucho menos un paseo (algunas escaramuzas pueden complicarte las cosas de verdad), los efectos son vistosos y el sonido cumple su función perfectamente, aunque la guinda del pastel hubiesen sido unas voces en castellano como en la primera parte ya que a veces es complicado leer los subtítulos y más cuando estás conduciendo a todo trapo. El multijugador, sin ser nada nuevo, es entretenido al ofrecer un modo horda cooperativo para cuatro jugadores junto a otras más clásicas en las que las habilidades de los guerreros son lo más interesante de todo.

Lo dicho, si eres fan de los Transformers no lo dudes un instante, aquí tienes el mejor juego hecho de todos los tiempos. ¿Empezará Hollywood una nueva trilogía basada en las dos mejores creaciones de High Moon Studios? Estad atentos…

NOTA FINAL: 8

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s