Assassin’s Creed 3, la entrega con más bugs. ¿Son para tanto?

assassins-creed-3

Si algo me gustaba de esta franquicia era que, siendo como es un juego ambientado en un mundo abierto con infinidad de cosas para hacer y misiones por doquier, contaba con un motor gráfico sólido que en contadas ocasiones nos ofrecía algún fallo de consideración. Claro que los había, como en todos los juegos, y han sido recopilados en vídeos bastante graciosos pero en general el credo nunca ha sido relacionado con un producto lleno de bugs. Es por eso que esta tercera entrega me ha sorprendido por la cantidad de defectos técnicos que acumula y lo evidente de muchos de ellos.

Una vez finalizada la campaña principal, cuando saltaron los larguísimos créditos donde se citaban a tantísimos testers, mi primer pensamiento fue: ¿y es que ninguno de estos tipos dio un tirón de orejas a Ubisoft para que corrigiera algunos aspectos del juego que empobrecían la experiencia visual del mismo? Voy a poner como ejemplo el popping masivo del título. Y es que normalmente cuando vamos por una calle, es habitual que algún ciudadano despistado o algún animal de granja de los que corretean a su antojo desaparezca como un fantasma delante de nuestras narices. Pero es que un servidor, que ha pasado sus buenas horas recorriendo la América colonial y saltando de Nueva York a Boston sin descanso ha llegado a ver una calle entera que se quedaba vacía mientras descendía por una pendiente en las afueras justo cuando la luz solar se reducía para dar la bienvenida al anochecer.

Esto es algo feo, pero más sabiendo que en los anteriores títulos no ocurría con semejante desfachatez. También podemos sumar algunas animaciones horrendas cuando Connor no acierta a subirse a alguna plataforma como un carro o un tronco de árbol, escurriéndose de una manera un tanto irreal, algunos objetos que no se posan debidamente en el escenario o elementos que se trasparentan. De hecho dos de los errores más graves que he sufrido ha sido navegando en barco esquivando arrecifes, una ruta en la que tras golpearme con las paredes de un acantilado el navío quedó atrapado en mitad de la formación rocosa tras atravesarla mágicamente, y atacando un fuerte donde, tras ser descubierto, intenté esconderse en un montón de hojas para luego descubrir que había caído mal y no podía salir de allí dando ningún botón. En esa misma misión, tras ser descubierto una segunda vez, los objetivos del área se borraron de mala manera (son por defecto matar al líder, volar el polvorín y arriar la bandera inglesa) lo que me obligó a reiniciar utilizando el último punto guardado.

Para ser sincero, se trata la mayoría de las veces de errores gráficos que poco tienen que ver con el cumplimiento de la misión principal, por lo que no deberemos salir y volver a entrar en la partida en demasiadas ocasiones para poder continuar. Son más bien bugs molestos, pero en todo caso ahí están.

Muchos de los desarrolladores se han disculpado argumentando que se trata de un mundo abierto colosal y con mucha más vida que en las anteriores entregas. Que si el procesador de la Xbox 360 llega hasta donde llega y patatín y patatán. Pero a mí esto no me vale de mucho. ¿Por qué? Pues simplemente porque aunque la recreación de las ciudades está muy lograda, no se puede comparar su arquitectura con la de la Florencia o la Roma renacentistas, llenas de edificios inmensos, monumentos colosales e intrincadas callejuelas en las que también había mucho moviemiento. De hecho, si en Assassin’s Creed 3 subís a lo más alto de una iglesia para sincronizar el personaje y explorar el entorno veréis que la profundidad de campo es menor que en La Hermandad o Revelations. La niebla nos difumina mucho más los elementos en la distancia, lo cual debería dar mucha más estabilidad a lo que tenemos a nuestro alrededor.

En conclusión, decir que Assassin’s Creed 3 es un magnífico juego. Divertido, lleno de posibilidades, con una historia absorbente, largo y gratificante. La ambientación es notable y los escenarios naturales superan con creces a los urbanos, siendo todo un placer recorrerlos una y otra vez. Merece la pena comprarlo si sois fans de la saga, que no os echen para atrás los bugs que, en definitiva, se irán corrigiendo a través de parches. El primero ya solucionaba multitud de inconvenientes que detectaron los usuarios en diversas misiones, pero sí es cierto que es una lástima que un juego tan grande y ambicioso llegue al mercado con tantos bugs. Son, en definitiva, argumentos para bajarle la calificación sobre todo en el apartado gráfico donde esta tercera entrega aprovecha muy bien la capacidad de las consolas actuales (y ahora del PC), se mueve con fluidez y sin demasiados tiempos de carga y vuelve a dejar patente que el arte de esta saga es de lo mejorcito que hay.

Porque qué os voy a decir, Skyrim sigue divirtiendo a medio mundo y sus fallos se cuentan por decenas, ¿no? Al menos Connor no tropieza tanto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s