El Presidente de Ubisoft cree que sacar nuevas consolas cada poco tiempo potencia la innovación… ¿Seguro?

 

KinectMe han llamado poderosamente la atención las palabras de Yves Guillemot, consejero delegado de Ubisoft, que en una entrevista a un conocido medio norteamericano ha expresado su decepción respecto al esiramiento de los ciclos de las consolas. En su opinión, que Xbox 360 haya cumplido ya siete años en el mercado y que PS3 vaya por el sexto de su vida útil, es negativo para la industria, y que aunque entiende que las compañías fabricantes deban sacar la máxima rentabilidad a estas plataformas, para las desarrolladoras es un lastre enorme en cuanto a innovación.

También ha comparado el ciclo de cinco años que tuvieron Xbox y PS2 antes de ser renovadas, por lo que desearía que las consolas que vayan después de las que todavía están por venir salgan entre el 2017 y 2018. Según sus propias palabras, “el lanzamiento de las nuevas máquinas es siempre buen momento para innovar”, ya que los hardcore gamers quieren cosas nuevas y son más receptivos a nuevas licencias.

Y digo yo, ¿es que los jugones actuales que se pasan en día pegando tiros y tiros en sus consolas no quieren probar nuevas mecánicas y nuevas franquicias? ¿Si llevas seis años jugando con tu PS3 se te cierra la mente a cuaquier propuesta original de los estudios?. Me parece que el señor Guillemot está pecando de hipocresía, y pongo como ejemplo uno de los lanzamientos estrella de su compañía, Assassin’s Creed 3. No es un mal juego, de hecho es excelente, pero decir que innova profundamente es pasarse de la raya. Pero es que así lo vendieron, una tercera entrega en la que iban a desechar gran parte de la fórmula original para que los usuarios tuvieran la impresión de estar jugando a algo nuevo. Y no, desde luego la esencia del Assassin’s sigue intacta y, pese a que es más variado que nunca y más vistoso, decir que es una revolución jugable es una irresponsabilidad.

Esta campaña navideña han llegado al mercado grandes juegos, cada vez más costosos y con campañas de márketing monstruosas. Cuento Borderlands 2, Halo 4, Call of Duty Black Ops 2, Medal of Honor Warfighter, Far Cry 3, Resident Evil 6, Fifa 13, NBA 2K13, Assassin’s Creed 3, 007 Legends, LEGO El Señor de los Anillos, Need for Speed Most Wanted, Dead or Alive 5… ¡y seguro que me dejo muchos más!

Demasiadas numeraciones en juegos que exprimen las actuales plataformas de juego pero que siguen la máxima de “lo mismo pero mejor”. Hay algunos que refinan su fórmula y los fans acaban encantados, como son los casos de LEGO, Need for Speed, NBA 2K, Borderlands o Halo. Otros huelen a chamusquina, como Medal of Honor que en vez de avanzar retrocede o Resident Evil, que optan directamente por olvidarse del terror de la saga para hacer un producto comercial que se acerque a los jugadores de Call of Duty, pura acción. Son los grandes lanzamientos del año y no encuentro ninguno que haya apostado un gran presupuesto a hacer algo que no hayamos visto antes. ¿Tal vez Dishonored? Para muchos sí, para otros…

El caso es que decir que después de seis o siete años puliendo las mismas mecánicas ya no hay espacio para la innovación porque los jugadores no quieren cosas diferentes es de traca. ¿Será porque una nueva consola tiene más potencia? Tonterías, Nintendo innovó más que PS3 en la actual generación y su procesador no es ni la mitad de potente. Xbox 360 intentó revolucionar el juego con Kinect y aquellos que se lo compraron hace dos años siguen esperando un juego que realmente esté bien pulido para este dispositivo o que les posibilite hacer algo más que golpear una pelota con un bate de baseball o avanzar niveles sobre raíles ejecutando pequeñas acciones. De Move, aunque es un sensor de movimientos más efectivo, tampoco hablaré mucho.

Desde el punto de vista empresarial, es lógico que hoy por hoy y con la crisis que estamos viviendo se intenten maximizar los beneficios con las sagas que ya se sabe que funcionan sin asumir riesgos. También que los grandes estudios quieran nuevas consolas. Cuando se lanza algo nuevo la gente está más dispuesta a comprar juegos para justificar su inversión, pero eso no significa que los nuevos productos apuesten por la innovación. De hecho, a la mayoría de los jugadores los nuevos títulos les entran por los ojos. ¡Mirad, parece una guerra de verdad! ¡Fijaos, si es la cara de Messi y parece un partido de fútbol en la televisión! El fotorrealismo es genial, y aumentando la potencia de las máquinas nos acercamos a lo que los creadores de juegos y los propios jugadores más desean, pero a veces buscamos algo más que un juego bonito. Ha de ser divertido, ha de presentarnos nuevas ideas. Es difícil, porque todos los géneros están muy manidos, pero la industria ha de demostrarnos que se puede y dejar de construir castillos en el aire como suele hacer Peter Molineux, cuya credibilidad ha llegado a su fin por culpa de muchas de sus presentaciones.

Personalmente, si este año he comprado muchos menos juegos que en los anteriores ha sido precisamente porque he tenido la sensación de que muchas de las propuestas que me han vendido ya las adquirí repetidas veces hace mucho tiempo. En algunas he picado, por supuesto, porque son muy entretenidas y lucen mejor que nunca, pero muchos títulos que hoy en día llegan a las estanterías ya no justifican el desembolso de 69,90 euros. ¿De verdad es mejor comprar Halo 4 en vez de adquirir por menos de la mitad de precio Halo Reach si no lo jugaste en su día? ¿O es más satisfactorio el multijugador de Medal of Honor Warfighter que el de Battlefield 3? La respuesta os la dejo a vosotros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s