Análisis de El testamento de Sherlock Holmes

testament-sherlock-holmes-main

Voy a empezar este artículo hablando sin tapujos. Y es que aunque a continuación vaya a repasar aquellos aspectos más logrados así como los menos satisfactorios de esta nueva aventura del detective más brillante de la literatura en el mundo de los videojuegos, sería injusto decir que en los tiempos que corren jugar a una aventura gráfica como la que hoy nos ocupa no supone un desafío refrescante. Además, poder hacerlo en las dos principales consolas de sobremesa de la actual generación, es un motivo más de júbilo, por lo que así de primeras esta apuesta ya se merece un sonoro aplauso.

¿Por qué no seguir apoyando un género como este no solo en PC, donde sigue teniendo su espacio, sino también en consola? Los poseedores de estas plataformas, más acostumbrados que nunca al uso del stick para suplir al ratón a la hora de mover el puntero en pantalla, ya han experimentado en los últimos años algunos títulos de gran valor como la reedición de los primeros Monkey Island o grandes producciones como Heavy Rain. Cierto es que algunos desarrolladores como los que nos han traído El testamento de Sherlock Holmes no tienen demasiada experiencia a la hora de convertir este tipo de juegos para Xbox 360 o PS3, eso se nota desde un primer momento cuando empezamos a percibir las primeras sensaciones en el control del personaje. Pero vayamos por partes.

Nos encontramos ante una aventura de investigación, en la que primará la parte procedimental frente a los puzles más clásicos para acceder a nuevas áreas en las que proseguir con nuestra misión. La historia comienza cuando Holmes y su inseparable Watson se enteran de una campaña de desprestigio lanzada contra el detective en la prensa a través de los artículos de un periodista que afirma tener pruebas de diferentes crímenes ejecutados por el protagonista en la resolución de algunos de sus casos más célebres. Paralelamente, los investigadores intentarán esclarecer los motivos de la muerte de un obispo en la ciudad que parece haber sido asesinado con extrema violencia. Aunque tales hechos no parecen conectados, una vez avance la aventura nos daremos cuenta que tras el telón se esconde una conspiración a una escala inimaginable que pondrá a prueba la sagacidad del tenaz sabueso y su amistad con el doctor.

Durante el juego iremos explorando diversos escenarios, a veces escenas de un crimen, otras simples moradas de algún sospechoso. Según donde nos encontremos, dichos escenarios serán más o menos limitados, por ejemplo aunque comenzaremos buscando pistas de un robo en una lujosa mansión, pronto estaremos recorriendo las sucias calles de Whitechapel, donde deberemos orientarnos para llegar a los puntos de interés. Eso sí, en todo momento se aprecia el cuidado con el que sus desarrolladores han reproducido el Londres de finales del siglo XIX, en los interiores, los exteriores o en los distintos personajes con los que podremos interactuar que serán fácilmente distinguibles en función de su estatus social. Lástima que independientemente de los sujetos principales, las calles estén llenas de transeúntes a veces un tanto clónicos que empobrecen la excelente ambientación. También hubiese sido interesante que Holmes y Watson hubiesen gozado de más opciones a la hora de conversar o interrogar a otros personajes, aunque en general el juego deja claro que van a ser las pistas que encontremos las que nos hablen por sí mismas.

Porque son las partes en las que nos veremos obligados a escrudiñar el escenario buscando pistas que nos ayuden con nuestra investigación, objetos ocultos, mecanismos y códigos secretos las que nos dejen mejor sabor de boca. En ellas nos será de gran utilidad jugar con la vista en perimera persona, la más adecuada sobre todo teniendo en cuenta que la vista en tercera persona tiene problemas de control y puede desesperarnos bastante al mover el personaje o al seleccionar aquello que queremos coger u observar con atención. Es sin duda una mecánica más cercana a títulos como los de la franquicia de CSI que las viejas aventuras de point and click, ya que aunque la utilización del objeto adecuado o la combinación de varios tienen su peso en esta fórmula, no nos harán cargar con un montón de items sin utilidad. Es más, todo lo que recojamos o lo que portemos lo utilizaremos casi instantáneamente, ya sea en los alrededores o en los análisis que Holmes realiza en Baker Street con su microscopio y sus productos químicos.

Hay que destacar también la cantidad de acertijos que deberemos resolver a lo largo de la campaña. A veces serán códigos de cifras y letras con los que abrir un mecanismo, otros pequeños minijuegos que completar para, por ejemplo, descifrar una señal de radio o abrir una cerradura con una ganzúa. A diferencia que en otros juegos de la competencia, en El testamento de Sherlock Holmes todos y cada uno de ellos tienen sentido y podrán resolverse utilizando la lógica, aunque a veces nos sintamos sobrepasados por la cantidad de ellos que nos encontraremos y la falta de información en alguno que otro muy puntual donde hubiese sido adecuado introducir unas breves instrucciones para saber cómo comenzar o un comentario de los protagonistas.

La dificultad, sin embargo, no es desproporcionada y nos dan todas las facilidades del mundo para no quedarnos atascados por mucho tiempo. Todos estos rompecabezas tienen la opción de saltarse si llegan a ser demasiado frustrantes para el jugador, y esto unido a que en todo momento podremos activar el sexto sentido de Sherlock Holmes, con el que aquellos objetos manipulables del escenario se iluminarán tenuemente para poder detectarlos sin problemas, hacen de esta aventura un reto asequible para los novatos y adecuado para los veteranos, que por supuesto no harán uso de estas facilidades con el fin de completar el título de la manera más íntegra y completa posible.

Una de las tareas de mayor dificultad que tendremos será la de, al acabar de analizar cada uno de los escenarios del crimen, establecer nuestras conclusiones lógicas con el fin de reconstruir lo ocurrido. Lo haremos con ayuda de nuestra libreta, avanzando en nuestras deducciones hasta dar con la historia más verosímil seleccionando diversas opciones en función a lo que hayamos descubierto momentos antes. A veces, y temo que sea por ciertas inexactitudes en la traducción, puede llegar a ser complicado de realizar, pese a que resulta de lo más original y divertido de la aventura.

Sorprende en ciertos momentos la crudeza con la que se han expuesto en pantalla algunos de los puntos más escabrosos de la historia. Son básicamente algunas autopsias a cadáveres que nos aportarán importantes claves siempre y cuando estemos dispuestos a sacar nuestro bisturí o rebuscar con nuestras pinzas en heridas de diversa índole. No llegan a ser de mal gusto, pero tratan de dotar al relato de cierta seriedad que no le viene del todo mal, al ser una trama un tanto oscura.

A nivel técnico es un juego justito. Gráficamente consigue el aprobado, en parte gracias a su gran diseño, pero lamentablemente las animaciones de los personajes no están demasiado logradas, siendo bastante toscas y artificiales. La versión de PS3, la analizada, presenta alguna leve ralentización que sin ser grave muestra que el juego podría haber sido optimizado un poco mejor, pues se nota demasiado la carga de ciertos espacios a los que accedemos por primera vez o en los que nos vamos a encontrar algo nuevo o inesperado.

Por otro lado, los puristas de las obras de Arthur Conan Doyle o los fans de las apariciones de Sherlock Holmes en el cine o en la pequeña pantalla sabrán apreciar la excelente labor de doblaje de los personajes, cuyas voces y su acento británico son un regalo para los oídos. Aquellos que hubieran preferido disfrutarlo íntegramente en castellano, deberán conformarse con los subtítulos y con la traducción de todos los textos y documentación que iremos recopilando, por lo que no saber inglés no será un impedimento para seguir la historia.

Una historia que nos mantendrá enganchados hasta el final, que comenzará muy fiel a la temática de las novelas del famoso detective y que se irá tornando en algo así como una gran producción cinematográfica con un último acto en el que la fórmula jugable se verá alterada recordándonos a las aventuras clásicas más del estilo de Drácula que de Sherlock Holmes: el pendiente de plata. Esto, unido a que como he dicho en el juego se avanza de manera relativamente ágil, nos mantendrá pegados al mando en una aventura que no decepcionará a los fans del personaje y que los amantes del género agradecerán sin lugar a dudas.

NOTA FINAL: 7,8

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s