Willem Dafoe y Ellen Page, entre el cine y el videojuego en ‘Beyond: dos almas’

Beyond-Two-Souls44

La vida, la muerte, la familia, la soledad, los vínculos, la impotencia, raras veces se han tratado tantos temas con la complejidad de la que hace gala el título creado por David Cage, el eterno inconformista que poco a poco ha ido desvinculándose de los géneros más demandados por la industria hasta crear el suyo propio en base a la experimentación y a la búsqueda desesperada del mito del fotorrealismo tan ansiado en esta industria.

Coqueteó con la fantasía, luego con el thriller policiaco, y ahora regresa a la ciencia ficción desde una perspectiva diferente, fusionando realismo y metafísica en una obra difícil de calificar y ciertamente fascinante que nos ha cautivado de principio a fin. Por primera vez, el cine y el videojuego se dan la mano para ofrecernos un viaje a algunos de los rincones más íntimos del ser humano expuestos a través de las capacidades de la consola de Sony que, ahora sí, ha alcanzado cotas que parecían imposibles trazando así el camino para el futuro.

El guión del juego, escrito por el propio Cage, ha sido tratado con el mimo que requería la ocasión. Aquí no se trataba de comerse una hamburguesa y escribir en una servilleta una excusa para que un grupo de marines espaciales avanzaran por una docena de niveles disparando a alienígenas. Se ha procurado confeccionar un libreto sólido, que empieza y termina de manera lógica y dando sentido a cada una de las partes de su desarrollo. Son unas 10 horas en las que se nos cuenta un relato que además ha sido fraccionado y cuidadosamente desordenado para captar el interés, un recurso que grandes directores de cine han utilizado en un momento o en otro.

Beyond es la historia de Jodie, una niña cuyos padres deciden internarla en un centro de investigación con el fin de descubrir su extraña conexión con un ser llamado Aiden, un ente incorpóreo que la acompaña allá donde va, y la serie de sucesos paranormales que la atormentan noche tras noche. Al cargo de las instalaciones está Nathan Dawkins, un científico en el que pronto encontrará la figura paterna que tanto echa en falta. Pero la vida de la joven no será sencilla, y pronto el gobierno fijará su atención en ella y en sus habilidades especiales, iniciando así un camino de autodescubrimiento que afectará a todo cuanto conoce.

beyond_two_souls_tribeca.0_cinema_640.0

Sí, más allá de la relación entre la protagonista de la historia y la entidad que le acompaña, e incluso entre ambos y Dawkins, es cierto que encontraremos un buen puñado de clichés cinematográficos y situaciones que nos dejarán una ligera sensación de déjà vu. Los buenos son muy buenos, y los malos son muy malos, lo cual nos hace pensar que a esta industria todavía le quede un empujoncito para acercarse al nivel de madurez que tienen algunas de las grandes películas que podemos encontrar en nuestra filmoteca. Sin embargo, Beyond es casi único en su género, y precisa de algunos recursos algo manidos para sostener la trama principal y, ante todo, resultar entretenido. Y ambas cosas las consigue sin lugar a dudas.

Pero cuidado, tal y como el propio David Cage afirmó en su visita a España, nos encontramos frente a un juego antes que frente a una película. Es así debido a que se ha trabajado para posibilitar la interacción entre el público y el título en muchos aspectos, comenzando por el control. El jugador definirá las acciones de Jodie e incluso podrá hacer uso de Aiden para conseguir superar obstáculos y avanzar en una especie de estilo libre muy interesante, además de tomar decisiones a nivel personal que provocarán que los acontecimientos se sucedan de una manera determinada condicionando el final, que presume de ser diferente en función de la manera de jugar de cada persona.

Para ser honestos, es aquí donde encontramos la principal limitación de la propuesta de Quantic Dream, y es que hoy por hoy realizar una aventura con un abanico casi infinito de posibilidades es, comprensiblemente, una misión imposible. De hecho, de una manera u otra llegaremos a los últimos compases del juego de una forma un tanto guiada, siendo en el último tramo cuando la elección de un camino u otro comprometa poderosamente el desenlace. Como ya pasaba en el anterior trabajo del estudio, Heavy Rain, es realmente interesante disfrutar de una experiencia parcialmente personalizada y que además invita a adentrarse en ella más de una vez.

Tanto Ellen Page como Willem Dafoe han trabajado en un rodaje que se ha alargado un año entero hasta lograr las secuencias precisas para construir la historia de Beyond. Sesiones frente a la pantalla verde y con formas rudimentarias que los diseñadores convertirían más tarde en un volante, un arma o un sillón. Es un proceso que ya estamos acostumbrados a ver en los rodajes de tantas películas de animación que llegan anualmente a las salas de todo el mundo como Tintin o la pionera Final Fantasy, una enormidad digital que hace más de una década trazó una línea entre el videojuego y el cine que hoy ya no nos parece tan distante, aunque probablemente aún lo esté.

beyond_making_02

Y son los juegos como el de David Cage los que se esfuerzan en acercarnos un poco más a ese nivel de perfección, y lo hacen no solo cuidando que las escenas de acción luzcan frenéticas y espectaculares, un pecado de tantísimas producciones actuales, sino como vehículo para, como ellos dicen, transmitir emociones. Por primera vez se ha conseguido humanizar a un personaje de un videojuego con todo lo que eso conlleva, lograr que una actriz de carne y hueso cargue sobre sus hombros el peso de un producto tan complejo gracias a una interpretación que sí, por primera vez en la historia no se limita a lo vocal.

Mirar a Jodie a la cara es mirar a una actriz que está interpretando un papel, y que además lo hace de maravilla. Su rostro es capaz de sonreír, hacer una mueca llena de suspicacia o fruncir el ceño, emociones que se sustentan en un apartado gráfico como no habíamos visto hasta la fecha, impresionante especialmente en esos primeros planos de los que tanto abusan especialmente en los momentos dramáticos, algo que aprendió el cine hace mucho. Los labios de Jodie se muestran cortados tras una larga marcha por el desierto de pura deshidratación, sus ojos se humedecen al llorar, se enrojecen y sus lágrimas caen por sus mejillas llevándose consigo el lápiz de ojos, e incluso su pelo se pega a su frente tras salir del agua. Elementos que nos atrapan y dan mucha credibilidad a todo aquello que hay detrás.

¿Llegará el día en el que un trabajo como el de Ellen Page opte a un premio en una industria como la cinematográfica? Cuando estrenaron Tron, la cinta no pudo ser nominada al Oscar en la categoría de Mejores efectos especiales dado que el uso del ordenador a la hora de crear su ambientación vanguardista fue considerado una trampa. Hasta hace pocos años, tampoco se intuía que una cinta de animación como Wall-e pudiese ser nominada entre las mejores cintas del año sin necesidad de categorizarse como película de animación. De nuevo, ¿quién sabe lo que nos depara el futuro?

Beyond es, en definitiva, pura inmersión. No trata de contentar a todo el mundo, de hecho seguramente llegue a desesperar a los gamers más clásicos ante lo que sin duda es un desafío muy relativo, que apenas te exige superación y en el que prácticamente es imposible quedarte atascado. Se ha querido seguir un camino alternativo al de la mayoría de títulos que mes a mes se agolpan en las estanterías y disputan el mercado, lo cual es muy refrescante y apto para todos gracias a un control basado en muchos casos en la mera intuición.

beyond-two-souls

Es una delicia inmiscuirte tanto en la vida de los personajes, esforzarte porque el destino de cada uno de ellos sea el mejor posible y afrontar más de un quebradero de cabeza con el fin de tomar decisiones que implican ciertos sacrificios y también ciertas ventajas. También lo es pasear por sus escenarios urbanos, admirar esos pequeños detalles como la lluvia deformando un charco o el viento azotando las plantas y la ropa y pasar de las acciones cotidianas a las más frenéticas en cuestión de segundos. Cada plano, cada diálogo, sientes que ha sido cuidadosamente planificado y aderezado con una banda sonora realmente magistral. Es llevar a un nuevo nivel este tipo de producciones, un salto cualitativo que no hace tanto dio el cine y que ahora debe afrontar el mundo de los videojuegos sirviéndose de una cultura cada vez más afín.

Beyond es una joya que todo el mundo debería probar, para disfrutarla al máximo o tal vez simplemente para experimentar algo novedoso. Un juego que bien podría pertenecer a la nueva generación de consolas, pero que se queda en PS3 para darle una despedida como bien merece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s