Aciertos y errores de Lego Batman 3: Más allá de Gotham

Lego Batman 3

El último lanzamiento de la popular franquicia de Lego en el mundo de los videojuegos ha dejado luces y sombras. Aunque es un juego altamente disfrutable y con unos puntos fuertes bien definidos, tiene fallos importantes que deben corregirse de cara al futuro. Veamos lo mejor y lo peor de Lego Batman 3.

Nos ha gustado: Espíritu DC y guiños retro-televisivos con todo el encanto Lego

Todavía no hemos visto que TT Games desaproveche una de sus franquicias. Si hace un año quedamos encantados con el cariño que pusieron a la hora de plasmar el universo Marvel en su juego, DC no merecía menos y se han volcado como acostumbran en introducir divertidos guiños para sus seguidores y en modelar un total de 150 personajes entre los que encontramos aquellos que no podían faltar como los integrantes de la Liga de la Justicia o villanos tan emblemáticos como Capucha Roja, Ra’s al Ghul o el muy divertido Solomon Grundy por mencionar algunos al azar. Hay tantos que incluso se han permitido sacarnos una sonrisa con otros como Krypto o Bat-Cow, para deleite de los fans más acérrimos de las historietas.

Sin embargo el verdadero pelotazo de Lego Batman 3 es sin duda el nivel de bonificación basado en la serie de televisión de Batman de los 60, que a más de uno devolverá a la infancia. Trajes hechos a medida para el Joker, el Pingüino, Enigma o Catwoman, el viejo Batmóvil y un montón de “paf!” y “boom!” perfectamente visibles en la pantalla cada vez que alguien asesta un golpe en una pelea. ¿Os suena?

Posiblemente casi tanto como las sintonías y el nombre de Adam West, el actor que se metió en las mallas del inolvidable hombre-murciélago televisivo y que ha sido fichado para la ocasión como narrador. Incluso, como ocurrió con Stan Lee en Lego Marvel Super Heroes, deberemos localizarle en los distintos niveles para sacarle de un apuro. Simplemente sensacional. ¡Nos encanta!

Lego Batman 3

No nos ha gustado: Se pierde el sandbox

Un paso atrás, sin lugar a dudas, sin que esto signifique ni mucho menos que el juego no proporcione muchísimo contenido como acostumbran las producciones de TT Games. Es cierto que podemos visitar la Batcueva, la Atalaya, el Salón de la Liga de la Justicia… sin embargo, el jugador salta de un lugar a otro desplazándose a través de un escenario central como es la estación espacial y teletransportándose a donde desea.

Aunque en realidad tiene bastante sentido visto cómo se ha concebido el juego y su trama principal, no se puede negar que en comparación con la segunda entrega, que introdujo una estupenda ciudad de Gotham que recorrer a pie, en vehículo o volando con personajes como Superman, Lego Batman 3 sacrifica mucha libertad. Y eso es algo que puede pasar factura, ya que se trata de una limitación que no tenían algunas de las entregas de la casa mejor valoradas de los últimos años, ya sea en Lego Marvel Super Heroes o en El Hobbit, con esa Tierra Media que se expandía según avanzábamos en la campaña y que estaba repleta de encargos y secretos por descubrir.

Todos esos minijuegos, en cierto modo, siguen presentes en las áreas que iremos desbloqueando allá por donde vayamos de manera mucho más concentrada, pero… no, no es lo mismo.

Nos ha gustado: Largo y variado, como debe ser

Lego Batman 3 es un juego bastante largo, con una gran cantidad de misiones –aunque no todas de la misma duración e intensidad- planteado para ser rejugado hasta lograr completarlo al cien por cien.

Es cierto que el juego engaña, ya que en sus primeros compases las misiones se sucederán sin descanso hasta que, llegados a cierto punto, podamos elegir cuál será nuestro próxima destino entre varios disponibles o explorar algunas secciones para desbloquear personajes y otros coleccionables en las que podremos hacer uso de todos aquellos héroes y villanos que hayamos ido incorporando a nuestra plantilla.

Es más, en el juego nunca tenemos la sensación de estar “jugando lo mismo en el mismo lugar”, ya que cada planeta que visitamos tiene su propia paleta de colores, enemigos y elementos bien diferenciados, por lo que a nivel artístico poco hay que reprocharle.

En todo caso, los personajes tienen un amplio abanico de habilidades que utilizar con inteligencia para seguir avanzando y se han puesto en práctica algunas de las mecánicas que se han ido añadiendo los últimos años a los juegos de la franquicia, como por ejemplo la selección de elementos y construcción rápida que vimos en La Lego Película, el videojuego –aquí no tan continuada, eso sí- que en esta ocasión corre a cargo de Flash y su supervelocidad.

Aparte de esto, se nota el esfuerzo por dar variedad al conjunto con algunos minijuegos como el del hackeo de los sistemas de Brainiac al más puro estilo Tron y algunas buenas ideas como en las fases en las ciudades miniaturizadas.

 

No nos ha gustado: Diseño de niveles un tanto caótico

Lamentablemente si hay algo en lo que Lego Batman 3 está un paso por detrás de otros títulos de la familia es en la construcción de muchos de los escenarios en los que nos tocará movernos.

Más allá de lo puramente visual, los diseños de algunos de los planetas que visitaremos no resultan plenamente satisfactorios a la hora de jugar, y de hecho en algunos casos la disposición de sus elementos dificultan bastante alcanzar nuestros objetivos o la resolución de ciertos puzles. Además, dado que la mayoría de las veces llevaremos un grupo de personajes de lo más heterogéneo con héroes o villanos con la capacidad de volar y otros que se desenvuelven a pie, nos ha pasado más de una vez que alguno de ellos ha quedado atascado al pasar por ciertos tramos poniéndonos las cosas más difíciles.

Por otro lado, la Atalaya no resulta intuitiva. Corretear por ella, algo esencial para seleccionar nuestra siguiente misión o pasar el rato desbloqueando nuevas áreas y coleccionables, puede ser tedioso y no cuenta con partes lo suficientemente diferenciadas como para orientarnos con facilidad.

Nos ha gustado: Una selección de trajes mucho mejor planteada

¿Os acordáis de cómo Batman y Robin debían cambiarse de traje en sus aventuras previas para utilizar determinados artilugios y abrirse paso en distintas zonas? Pues bien, en esta tercera entrega el cambio de vestimenta también será una constante, sin embargo el sistema ha sido modificado y ahora resulta mucho más versátil y placentero.

En vez de tener que localizar puntos concretos en el escenario para ponernos el traje sónico, el acorazado o cualquier otro que necesitábamos sustituyendo automáticamente el que ya llevábamos, ahora cada vez que consigamos una nueva actualización para nuestro fondo de armario, quedará automáticamente guardado para volver a usarlo cuando queramos.

Así, con una rueda muy simple de selección, podremos cambiarnos a uno u otro sin necesidad de estar continuamente buscando las mismas indumentarias y pudiendo volver a la versión clásica si así lo preferimos. Un acierto.

Lego Batman 3

No nos ha gustado: El guión se rompe a mitad de la campaña

Si anteriormente decíamos que la posibilidad de explorar los mundos Lantern era precisamente uno de los factores que dan personalidad al título alejándolo del convencionalismo de sus anteriores entregas ancladas en Gotham, hay que decir que una vez hacen acto de presencia la trama principal se resiente demasiado, siendo sencillo perder el hilo de la historia con una sucesión de giros muy poco inspirados y que en algunos casos carecen se sentido.

Como todos los que hayan completado Lego Batman 2 sabrán, la tercera entrega comienza justo donde acaba el anterior, o mejor dicho la escena del final de los créditos, con un Brainiac que pone rumbo a la Tierra para dar rienda suelta a su pasión por coleccionar mundos.

El juego comienza de manera muy adecuada, con Batman y Robin en mitad de una misión en Gotham que deriva en la reunión de la Liga de la Justicia para hacer frente a la amenaza que supone un grupo de villanos unidos encabezados, cómo no, por el Joker y Lex Luthor. Sin embargo, una vez los planes del recién llegado Brainiac les obligan a viajar por la galaxia buscando la forma de deshacer todo el mal que ha causado, las cosas comienzan a desmadrarse.

Personajes de peso que desaparecen de la trama, decisiones del supergrupo un tanto incoherentes y sucesos realmente confusos frustran demasiado y empobrecen una entrega cuyo antecesor nos dejó muy buen sabor de boca –sus cinemáticas sirvieron para lanzar una película doméstica- y que se diferencia de otras sagas de Lego precisamente en que hacen gala de un guión original que no está basado en una o varias películas en concreto como los casos de Indiana Jones, Piratas del Caribe, El Señor de los Anillos o Harry Potter.

Nos ha gustado: Secciones de naves con un guiño a la vieja escuela

Nos ha parecido un acierto recuperar las misiones de vuelo a los mandos de la aeronave de Batman o del mismísimo Green Lantern, ahora haciendo uso de una cámara fija lateral que por momentos recupera las sensaciones de aquellos matamarcianos que marcaron una época.

Incluso se vale de algunas de las mecánicas más simples del género como base de la jugabilidad: disparar sin descanso a enjambres de enemigos, esquivar las acometidas de un adversario de mayor tamaño e ir completando objetivos capturando ítems que nos aportan un escudo extra, más velocidad o misiles teledirigidos.

Un buen añadido, perfectamente introducido al inicio o al final de algunas misiones para romper la monotonía de las mismas, y además en su justa medida para no saturar al jugador. Si encima respetan la posibilidad de jugar cooperativamente, poco más que decir por nuestra parte.

lego-batman-3-ship-flight

Nos ha gustado: Visualmente, de los mejores que han hecho con este sello

Aunque los juegos de Lego no pretenden situarse a la vanguardia en cuanto a gráficos se refiere –la franquicia tampoco lo requiere- cada vez van gozando de una mayor cantidad de detalle y definición, tanto en los escenarios como en los modelos de sus personajes.

Lego Batman 3 es de lo mejorcito que hemos visto, pero sobre todo deja un estupendo sabor de boca en cuanto a iluminación. Los rayos que lanza Superman, los disparos de Cyborg, las batallas en el espacio y sobre todo las creaciones de los anillos Lantern, muy vistosas y en ocasiones de gran tamaño, lucen de maravilla y aportan mucho valor al apartado técnico de un título que entra por los ojos.

Entre otras bondades de esta entrega, señalar también unas animaciones dignas de mención para los personajes del juego, cada cual con movimientos propios ya sea a la hora de combatir o de desplazarse. No nos cansamos de ver cambiar a su verdadera forma al Detective Marciano o de contemplar las ondulaciones de Plastic Man.

 

 

Anuncios

Un comentario

  1. Aun con sus pequeños errores (y está bien comentarlos porque las críticas constructivas es lo que hace avanzar este mundo) es un juego muy divertido y sientes que el dinero que has pagado por él ha sido bien empleado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s