Partiendo una lanza a favor de ‘The Order: 1886’

The Order 1886

Hace unas semanas que uno de los grandes exclusivos de Sony para la nueva generación está en las tiendas, tiempo más que suficiente para que la comunidad haya expresado su opinión sobre un juego que, lejos de ser perfecto, ha sido vilipendiado por gran parte de la crítica y público hasta el extremo. Por eso, ya en frío, toca preguntarse… ¿es justo hacer sangre de la propuesta de Remedy at Dawn de manera tan brutal?

Lo primero de todo, hay que comprender que The Order: 1886, pese a algunas semejanzas en su jugabilidad cuando se desata la acción, no pretende ser un Gears of War, absolutamente frenético y salvaje, sino que busca una experiencia entre el videojuego y lo cinematográfico que lo convierten en un producto no apto para todos los públicos. Hay quien no tiene paciencia para escuchar frecuentes diálogos durante la partida o interrumpir el progreso con nuevas escenas, al igual que existen otros tipos de jugadores que buscan algo más que apretar el gatillo desde que encienden la consola hasta que la apagan.

El público es heterogéneo y siempre es saludable que haya propuestas que intenten satisfacer a todos en vez de focalizarse en géneros de moda, lo cual a decir verdad siempre ha sucedido. Porque no todo puede ser un Call of Duty, con ese carácter de blockbuster que crea afición gracias a su potente multijugador. Tampoco Grand Theft Auto o Far Cry, que pese a la excelencia de sus últimas entregas abusan de un mundo abierto que, pese a proporcionar infinitas horas de conducción, tiroteos y aventura, tampoco convencen a todo el mundo precisamente por no ir al grano y, según algunos, hacer que el jugador se pase la vida yendo de un sitio para otro sin disfrutar verdaderamente de la historia principal o los encargos más amenos.

No voy a entrar en si esto es así o no es así, simplemente hay que ser consciente de que no a todo el mundo le apasionan estas fórmulas. Y dado que The Order: 1886 ha sido golpeado una y otra vez por el hecho de no contemplar el juego online y apostar por un progreso totalmente lineal, merece la pena reflexionar sobre si no existe gente -llamémosla old school si queréis- que no busque precisamente eso. Es más, cabe preguntarse por qué se ha criticado tanto a este título después de más de un año en el que uno de los principales debates en la red ha sido que el lanzamiento de las nuevas consolas no ha ido seguido de un catálogo con juegos que realmente fueran de nueva generación, que visualmente no fueran posibles en PS3 o Xbox 360 y que no se limitaran a introducir algunos efectos nuevos en un multiplataforma de lo más convencional.

El juego de PS4 es precisamente eso, una demostración técnica de las bondades de esta plataforma que por primera vez ha mostrado de lo que es capaz. Es inadmisible que nadie aplauda que por primera vez en un videojuego, el salto entre la cinemática y el entorno jugable se haya desvanecido, algo deseado por grandes estudios como Naughty Dog para el próximo Uncharted 4. Escenas como el descenso por el dirigible son dignas de dejarnos con la boca abierta, y eso gusta mucho, como sus texturas y el cuidado de su dirección. Son virtudes como un templo, al igual que la fantástica ambientación, los diseños steampunk y la historia que, aunque puede pulirse, mezcla el folklore bretón, la fantasía y lugares y personajes históricos de manera ciertamente interesante.

the_order

Ocho horas dura el juego, más o menos, pero para aquellos que sepan disfrutarlas y que busquen lo que The Order: 1886 ofrece, estarán bien aprovechadas. Porque como más de un blogger ha apuntado, ¿qué es mejor? ¿Un juego con una duración moderada pero que entretenga de principio a fin o uno en el que acumules horas y horas realizando tareas intrascendentes para alargar su vida? ¿Alguien recuerda Devil May Cry 4 y el ridículo reciclaje de escenarios y jefes finales?

Con todo esto no quiero decir que no comparta algunas de las críticas que ha recibido el juego, pues como ya he dicho tiene muchos aspectos que mejorar, pero a tenor del potencial que podría tener este nuevo sello para PlayStation merece la pena ser constructivo y señalarlas para hacer que sus desarrolladores tomen buena nota de ello de cara a una futura entrega que se acerque más a cumplir las expectativas de los jugadores. El juego, efectivamente, carece de extras que inciten a regresar una vez finalizada la campaña. Le habría venido pero que muy bien un cooperativo de uno a cuatro jugadores para sacarle el máximo partido a sus refriegas, además de un modo desafío para ir batiendo nuestras mejores puntuaciones. Podría ganar en intensidad, en exploración y los combates con los licántropos deberían ser más variados.

Una buena lista de cosas que me hacen pensar en otros juegos lanzados en los últimos años como Watch Dogs, el primero de lo que promete ser una nueva saga y que, si bien resultaba muy disfrutable, adolecía de ciertas carencias en su concepto que pueden ser remediadas con algunas nuevas ideas de cara a próximos lanzamientos.

No todos los juegos han de ser iguales. No todos los jugadores buscan lo mismo. The Order: 1886 tiene mucho margen de mejora pero mal haría Sony si se desentiende de una franquicia que no ha debutado tan mal como podría parecer.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s