Las miradas más intensas de las series

Dean-Supernatural

Hay miradas memorables. Expresiones faciales que no necesitan palabras para transmitir el drama que un personaje está viviendo. Hay personajes, la mayoría de ellos masculinos, que sin esa característica no serían nada ¿Y para qué mentir? Nos encantan esas Blue Steel.

Derek Hale, Teen Wolf

Derek-Teen-Wolf

Lo poco que habla Derek, lo hace con sus cejas. El resto del tiempo se dedica a escudriñar lo que hacen los adolescentes, a los villanos, un libro, el espacio sin amueblar de su piso…

Oliver Queen, Arrow

oliver-intenso

Oliver Queen tiene perfeccionada esa mirada entre estoica e intensa, ver un episodio de Arrow es básicamente ver al vigilante con cara de palo: “has fallado la ciudad” cara de palo. “Voy a salvar a mi hermana” cara de palo. “Quiero a Felicity pero tengo que soportar que esté con otro tío” cara de palo. “Voy a comerme una hamburguesa” cara de palo.

Capitán Flint, Black Sails

capitan-flint-black-sails

Pues de eso va Black Sails. De piratas que parece que estén en la universidad, dándole a todo. Y el capitán y su mirada al infinito, o al horizonte, o dónde sea.

Lucas Fernández, Los Hombres de Paco

Lucas-Hombres-de-Paco

Los hombres de Paco era una comedia, Hugo Silva interpretaba a un poli que era un poco exagerado y se le iba la olla, pero era la gracia. El extremo. Cómo la cosa no iba bien decidieron que para mejorar audiencia lo mejor era meter drama. Entonces descubrimos a Lucas “El Intenso” como muy bien puso, Aitor Carrasco, el personaje de Mario Casas en la serie. Nuestro intenso español, que aunque le hayan intentado quitar el puesto, las miradas de los del Internado no tenían desperdicio tampoco, Lucas y Hugo Silva siempre serán nuestro “Intensitos”.

Sam Winchester, Dean Winchester, Castiel, Supernatural

Sam-Supernatural

Estos tres tienen una competición de miradas intensas desde la tercera temporada de Supernatural ¡Cuántas emociones se pueden expresar con miradas intensas! Duda, miedo, preocupación, amor. En serio hay veces que aunque no quieran son super gays. El episodio de la vuelta de Caín fue un drinking game de miradas intensas. A cada cual más larga, profunda y absurda. Lo peor de todo es que el episodio era importante y serio. Pero tan malo, cada escena terminaba con una mirada al infinito de los personajes apretando la mandíbula y con el ceño fruncido ¡¿Cómo te vas a tomar en serio algo así?!

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s