Las 5 claves que nos ha dejado un espectacular E3 2015

the-last-guardian

La feria de entretenimiento electrónico más importante del año ha sido un viaje asombroso, y pese a haberse visto diezmada por una oleada de filtraciones durante los días previos, en Los Ángeles ha habido espacio para las sorpresas y los grandes anuncios. Muchos de los juegos que repasamos harán soñar a los fans durante meses, pero la espera promete merecer la pena. Veamos cuáles han sido las grandes bazas de los estudios y las reflexiones más interesantes que nos ha dejado el E3 2015.

 

Las compañías por fin se han leído las cartas a los Reyes Magos

 

Si los grandes estudios tenían como objetivo ganarse a la comunidad devolviendo al terreno de juego algunos de los sellos más influyentes de la industria del videojuego, sin duda lo han conseguido. Al menos en su mayoría, pero hemos apreciado el gran esfuerzo invertido por escuchar muchas de las peticiones que desde hacía años revoloteaban por la feria y que parecía que iban a quedar en el aire.

Especialmente significativo es el caso de Sony, que se ha reivindicado con lo que algunos llaman su “triplete”. The Last Guardian, ese juego de Team ICO que apuntaba a clásico instantáneo y del que nada se sabía después de que las dificultades en su desarrollo lo condenaran ha resurgido de sus cenizas ahora para PS4 y mostrando un gameplay impresionante a muchos niveles, tanto en lo artístico como en las técnicas de animación.

 

 

Por otro lado, Final Fantasy VII por fin tendrá su remake y llegará mejor que nunca para el deleite de los más nostálgicos y de las nuevas generaciones. Una joya que los fans no se han cansado de pedir desde hace tanto que ya ni nos acordamos.

El tercero en discordia no es otro que Shenmue III, otra saga de culto cuya historia había quedado inacabada y que su creador Yu Suzuki promete concluir con la ayuda de una campaña de financiación en Kickstarter y que significaría para muchos un sueño convertido en realidad. Los aplausos que generó la noticia todavía resuenan en el auditorio.

Microsoft, por su parte, por fin parece haber captado el especial cariño del público a Rare, estudio que durante los últimos años ha estado absolutamente desubicado, y para empezar a enmendar sus errores anunció Rare Replay, un recopilatorio para Xbox One que llegará a principios de agosto para celebrar sus 30 años en la industria y que a un precio de 30 dólares incluirá clásicos que van desde Battletoads Arcade a Banjo-Kazooie, Conker y Perfect Dark entre muchos otros.

Otras sagas clásicas que ya se encuentran muy cerca de volver son Doom, rehecho desde cero para que se acerque lo máximo posible su espíritu original; Fallout, el gran deseado por todos; Kingdom Hearts, cuya primera demostración jugable ha entusiasmado a los más escépticos; y Star Fox, desarrollado por Platinum Games para Nintendo.

 

 

También se les dará otra oportunidad a algunos juegos que no fueros respaldados por crítica y público en su momento pero que con el tiempo se convirtieron en títulos de culto como Nier y Mirror’s Edge.

 

La excelencia de la nueva generación por fin se hace notar

 

Pese a que desde hace meses venimos sintiendo que las grandes apuestas de los estudios apenas tienen cabida en las plataformas más veteranas, sí que es cierto que raras veces hemos encontrado lanzamientos que saquen verdadero partido a los nuevos sistemas.

Los sonados recortes gráficos de juegos como Watch Dogs o The Witcher 3 por citar un par de ejemplos han defraudado a muchos jugadores que esperaban un mayor salto técnico, una situación a la que la sobresaturación de remasterizaciones de juegos con varios años a sus espaldas y retocados para correr en PS4 y Xbox One como DmC o The Last of Us tampoco le ha hecho ningún bien.

Sin embargo, parece que los estudios más punteros están poniendo toda la carne en el asador y los nuevos motores y herramientas de edición van dando sus frutos. Gears of War 4 nos ha dejado con los dientes largos tras ese vídeo de su jugabilidad repleto de efectos de luz y físicas de gran factura.

 

 

Lo mismo se puede decir de Rise of the Tomb Raider, que ha mostrado poco pero muy bueno, y de Uncharted 4: A Thief’s End, con una demostración que no daba un segundo de respiro y que corría a las mil maravillas.

 

 

También deben destacarse el nuevo Doom, oscuro, sangriento y que en definitiva luce impresionante; Star Wars Battlefront, de un realismo cinematográfico sobrecogedor; y Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands, que tratará de colocarse entre los mejores sandbox que se han hecho si Metal Gear Solid V se lo permite.

 

A partir de ahora, el cielo es el límite.

 

La retrocompatibilidad de nuevo en tela de juicio tras el bombazo de Microsoft

La compañía de Redmond es consciente de que debe jugar al límite con el fin de evitar que Sony le coma terreno gracias a las bondades de PlayStation 4, la cual sigue gozando de cierta ventaja respecto a Xbox One.

2015 podría ser un año sensacional para Microsoft en el área del entretenimiento digital, pues ante el retraso de las grandes exclusividades de su principal competidor, su intención no es otra que la de asestar un golpe definitivo de cara a la campaña navideña con Halo 5, Rise of the Tomb Raider y el nuevo Forza.

 

 

Sin embargo, lo que nadie imaginaba es que a estas alturas todavía guardaban un as en la manga que podría decantar la balanza a su favor, el anuncio de la retrocompatibilidad con el extenso catálogo de Xbox 360 que llegaría a final de año y con un parche con el que de inicio funcionarían sin problemas un centenar de títulos, lo cual engrosaría notablemente su catálogo.

Cierto que dejarán fuera aquellos juegos que dependan de Kinect debido a la incompatibilidad con este dispositivo y que la lista de aquellos que soporte irá aumentando poco a poco con sucesivas actualizaciones, pero se trata de una noticia sensacional que hará plantearse muy seriamente a los miles de poseedores de la veterana consola pasarse definitivamente a One.

Tampoco vamos a obviar lo polémico de semejante estrategia, cuando hace un par de años calificaron esto mismo de imposible por las diferencias en la arquitectura de ambas plataformas, lo cual nos lleva a pensar hasta qué punto los grandes gigantes del entretenimiento son honestos con la comunidad.

Ahora muchos colocan la pelota en el tejado de Sony, cuyos planes pasan por el juego a través de la nube con los correspondientes pagos. Una solución a la retrocompatibilidad con PS3 que si en su día ya se vio como algo desfavorable para el jugador, tras el E3 se torna un poco más oscura.

 

Un discreto 2015 se percibe como la antesala de un colosal 2016

 

Que el E3 que acaba de finalizar ha sido uno de los mejores de los últimos años dada la gran cantidad de títulos de innegable calidad que se han mostrado no se pone en duda, sin embargo sí es cierto que deberemos esperar pacientemente a que la gran mayoría de ellos, o al menos de los que han levantado gran expectación, lleguen a las tiendas.

No esperábamos que Fallout 4 fuera a llegar en noviembre de este mismo año, ni que el reboot de Hitman se lanzase de cara a las navidades cuando hasta hace unos días no se habían mostrado ni siquiera los primeros materiales. Xbox One sigue presumiendo de la exclusividad temporal de la nueva aventura de Lara Croft además de la vuelta de algunas de sus franquicias más demandadas como Halo o Forza Motorsport, mientras que EA se frota las manos con la estupenda respuesta de los asistentes con el impresionante Star Wars Battlefront.

 

 

Rainbow Six: Siege, Assassin’s Creed: Syndicate, Just Cause 3, Need for Speed, Call of Duty: Black Ops III… todos ellos se podrán disfrutar antes de que finalice el año, lo cual nos garantiza una recta final de 2015 en la que estaremos muy bien surtidos.

Pero claro, también ha habido espacio para la desilusión, pues algunos de los grandes nombres propios del evento quedarán irremediablemente para 2016. Es el caso de Uncharted 4: A Thief’s End, el que iba a ser el buque insignia de PS4 y que ha tenido que ser retrasado para ser pulido convenientemente. The Last Guardian, Horizon: Zero Dawn, el remake de Final Fantasy VII e incluso Street Fighter V, el que muy probablemente vuelva a ser el referente en el género de lucha, también nos harán esperar, dejando a la sobremesa de Sony en una posición delicada a corto-medio plazo.

 

 

Otros que todavía se encuentran a mitad de su desarrollo son Doom, Dishonored 2, Gears of War 4, Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands, Tom Clancy’s The Division, Deus Ex: Mankind Divided, y Kingdom Hearts 3, y ni que decir tiene que todos ellos corresponden a sagas perfectamente asentadas en el mercado y con una base de fans colosal. Lo mismo con Mass Effect Andromeda, del que esperábamos ver mucho más y que finalmente se ha presentado con un tráiler en el que deja ver algunas de sus localizaciones y unas pocas secuencias generadas con el motor del propio juego.

 

 

 

 

La representación femenina, en alza

 

Hace un año que Ubisoft tuvo que enfrentarse a un mar de críticas por parte de las jugadoras de todo el mundo cuando se confirmó que en modo cooperativo de Assassin’s Creed Unity sólo serían controlables personajes de género masculino. Las torpes disculpas de sus responsables, que se escudaron en el esfuerzo necesario para desarrollar animaciones para el parkour que fueran en consonancia con el físico de una mujer, no apaciguaron a una comunidad que desde entonces ha estado en pie de guerra.

Por suerte nada que ver con lo que hemos visto durante el E3 2015. El nuevo juego de la franquicia, Assassin’s Creed Syndicate, contará con dos protagonistas que se repartirán el peso de la historia. Los hermanos Frye, Evie y Jacob, dotarán al proyecto de esa igualdad de sexos que si bien nos hace suponer que se trata de una decisión algo forzada por las circunstancias, abre un abanico de posibilidades que gusta y mucho.

Pero Evie no es la única mujer que protagonizará uno de los juegos más esperados por los gamers, Mirror’s Edge Catalyst volverá a contar con Faith con el fin de alcanzar ese éxito de crítica y público que se le resistió a la primera entrega mientras que Guerrilla deja a un lado la saga Killzone en pos de un derroche de imaginación titulado Horizon: Zero Dawn, en el que nos pondremos a los mandos de una fiera cazadora en un futuro postapocalíptico lleno de dinosaurios robóticos.

 

 

Dishonored 2, muy aplaudido pese a que sólo se mostró un tráiler cinemático, no sólo traerá de vuelta a Corvo sino que basará su argumento en la venganza de Emily Kaldwin, la hija de la Emperatriz que deberá recuperar sus derechos al trono convirtiéndose en una letal asesina que no sólo será controlable, sino que tendrá sus propias habilidades.

Incluso la nueva edición del simulador futbolístico de EA, Fifa 16, incluirá como su principal novedad 12 selecciones nacionales del balompié femenino, prometiendo un nuevo estilo de juego acorde con los atributos de estas deportistas.

 

 

La posibilidad de elegir el género del protagonista en juegos tan relevantes como Fallout 4, Mass Effect Andromeda o Fable Legends unido a la buena salud de sagas como Tomb Raider y Metroid nos hace pensar que las compañías parecen ir en la buena dirección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s