5 juegos post apocalípticos con mucho que agradecer a Mad Max

mad-max

Juegos ambientados tras una catástrofe mundial que ha dejado a la humanidad en peligro de extinción ha habido muchos. Gears of War, The Last of Us, S.T.A.L.K.E.R., Resident Evil, Metro 2033 o Enslaved: Odyssey to the West son sólo algunos ejemplos de títulos en los que infectados, mutantes, robots o incluso engendros surgidos de las profundidades se las han arreglado para desangrar el planeta entero.

Sin embargo, sólo algunos comparten innegables puntos en común con el estilo visual de la saga cinematográfica del visionario George Miller. Ese paisaje árido y devastado en el que apenas quedan los últimos reductos de la civilización que conocemos, esos supervivientes huesudos, dementes y coléricos con aires punk o esos asentamientos y vehículos que conforman una amalgama de piezas de metal y chatarra han sido una fuente de inspiración recurrente para muchas de las producciones que hemos visto en los últimos años.

Ahora que el videojuego basado en las películas del “loco” Max ha llegado a las tiendas, merece la pena recordar qué otras franquicias guardan evidentes referencias ya sea a nivel argumental como de diseño.

Rage

Rage

id Software, los creadores de Doom y Wolfenstein, apostaron fuerte por este título lanzado en 2011 y que, si bien tuvo una expansión un tanto tardía, por el momento sigue sin recibir una secuela. El mundo de Rage debía su desolado aspecto al impacto de un asteroide en 2029 que obligó a los pocos humanos que sobrevivieron a lidiar con diferentes clanes de bandidos y un generoso plantel de mutantes, resultado de la radiación que barrió la superficie durante años.

Técnicamente el juego fue todo un ejemplo de músculo gráfico gracias al motor id Tech 5, todo al servicio de una propuesta de acción en primera persona muy divertida y frenética que rezumaba el buen hacer del veterano estudio en el género que lo catapultó a lo más alto. Sin embargo, su intento por intercalar este tipo de niveles con otros con claros componentes de sandbox en el que debíamos movernos de forma muy encorsetada por varias localizaciones con nuestro vehículo y realizando pequeños encargos y carreras no resultó demasiado inspirado.

En todo caso, su afición por quemar neumático, sus paisajes pedregosos y esos asaltantes cubiertos de pintura y armados con barras de metal y fusiles mal reparados hacen que todo nos resulte de lo más familiar.

borderlands

Borderlands

Aunque seguramente sea el menos depurado de la saga si lo comparamos con su segunda entrega y The Pre-Sequel, que añadían muchas más dosis de diversión a la par que una mejor factura técnica, sin duda es el que a nivel artístico más puntos en común comparte con Mad Max. Sí, es cierto que nos trasladaba al inhóspito planeta Pandora y que su argumento basa todo su atractivo en su irreverente sentido del humor y en el uso de tecnología futurista, no obstante sus paisajes desiertos y sus personajes desquiciados guardaban ciertas similitudes.

El uso de la chatarra para crear fortalezas y artilugios de distinta índole era una constante artísticamente hablando y se inspiraban en parte en la ambientación del clásico cinematográfico. Lo mismo podríamos decir de muchos de los enemigos que se nos presentaban, especialmente los famosos psicópatas, esos bandidos enmascarados que habían enloquecido y atacaban todo con lo que se cruzaban. En todo caso, el juego hacía gala de un marcado estilo de cómic interactivo y una jugabilidad enfocada a su modo cooperativo que consiguieron dotarle de gran personalidad convirtiéndose en una de las sagas más reconocidas de la industria.

fist-of-the-north-star

Fist of the North Star: Ken’s Rage

Este spin-off de la veterana saga nipona Dynasty Warriors basado en el manga de Buronson y Tetsuo Hara cogía buena parte de la ambientación y el punto de partida de Mad Max para luego introducir los elementos más característicos de la industria japonesa. La trama se sitúa después de la Tercera Guerra Mundial, conflicto que transformó el planeta en un lugar desolado y hostil donde el agua es el recurso más preciado en todo el mundo. En el nuevo orden los más fuertes dominan el mundo, aunque esto cambiará cuando Kenshiro, el hombre conocido como “el puño de la Estrella del Norte”, acuda en ayuda de los indefensos. Para lograrlo, este nuevo héroe hará uso de las técnicas del arte marcial más poderoso jamás conocido, lo que se traduce en batallas contra decenas de enemigos que morderán en polvo ante la avalancha de golpes que se les viene encima.

Más allá de unos escenarios en los que no hay ni una brizna de hierba y en los que a menudo vemos las ruinas de ciudades de otro tiempo, era en los enemigos donde nos invadía una sensación de déjà vu. Inmensas moles con músculos abultados vestidos con ropa de cuero adornada con pinchos y cadenas metálicas que dominaban a unos compañeros de armas con cierta afición por las crestas y el tinte de colores estridentes… en fin, no es necesario seguir.

fallout

Fallout

El universo de la laureada franquicia publicada por Interplay y más tarde por Bethesda también era el resultado de un conflicto nuclear de proporciones épicas. Su protagonista es a menudo un lobo solitario que va vagando de un lugar a otro acostumbrado al saqueo en busca de comida enlatada, que lucha constantemente contra los carroñeros y que mira con melancolía objetos del viejo mundo. Incluso en ocasiones va acompañado por un perro que le ayuda en sus menesteres, por lo que decir que Fallout no bebe en parte de Mad Max es ciertamente discutible.

Por supuesto el juego posee una mirada mucho más mordaz que las cintas de Miller, que son entretenimiento puro y duro, y gusta de analizar a la humanidad y a sus distintas facetas de un modo muy peculiar, normalmente a través de los supervivientes y sus pintorescas facciones. Además, la constante aparición de peligrosos mutantes ha sido siempre una de sus principales bazas a la hora de diferenciarse con gran parte de lo visto en la gran pantalla aunque no en los videojuegos.

wasteland2

Wasteland

Aunque el primer juego data del año 1988 y fue publicado por Electronic Arts para Apple II, Commodore 64 y DOS, su secuela es a día de hoy mucho más conocida. Este título supone una versión más moderna y que recibió excelentes críticas gracias a su estilo de combate por turnos mezclado con atributos propios del RPG y al peso de una serie de decisiones que deberá tomar el jugador capaces de afectar a la narrativa del mismo.

El juego se desarrolla a mediados del siglo XXI, después de una guerra nuclear tras la cual la Tierra ha quedado convertida en un yermo, de ahí su nombre. Se trata de una aventura en la que la supervivencia de nuestros rangers es el objetivo principal, para lo cual habrá que sacar partido a nuestros escasos recursos y trazar estrategias con gran cuidado. Un retrato de unos Estado Unidos post apocalípticos en los que ya nada será como antes.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s