Star Trek: Más Allá, puro espectáculo en las estrellas

STAR_TREK_Mas_alla

Es curioso comprobar cómo todas las franquicias, independientemente del género al que pertenezcan y los esfuerzos que se realicen para adaptarlas a cada nueva generación de espectadores, mantienen un indisoluble nexo con sus mismos orígenes, con su propia concepción. Independientemente de si nos fijamos en las películas que a lo largo de la década de los ochenta protagonizaron los actores de la serie original o aquellas en las que el reparto de la nueva generación televisiva tomó el relevo años después, vemos que existen ciertas pautas que una vez más se repiten en esta nueva tanda que comenzó con aquel sorprendente reboot en 2009.

Hablamos por ejemplo de cómo se procura guardar un equilibrio entre las entregas más oscuras e intensas con otras que no aspiraban más que a convertirse en un entretenimiento de lo más efectivo. Podríamos señalar cómo a Star Trek II: la ira de Khan y Star Trek III: en busca de Spock, que continuaba la línea argumental y contaba con un alto contenido dramático dentro de los estándares de la saga, les siguió Star Trek IV: Misión salvar la Tierra, tan simpática como carente de pretensiones. De igual modo en los noventa a Generations y a Primer contacto les siguió Insurrección, una cinta de acción que seguía el patrón de cualquier episodio clásico de Star Trek por supuesto con un presupuesto acorde con los de la gran pantalla.

El estreno de Star Trek: Más allá viene a servir de bálsamo para todo ese derroche de intensidad y ese tono ensombrecido con el que en 2013 Star Trek: en la oscuridad quiso llamar la atención de crítica y público reclamando que a partir de entonces a la franquicia se la mirase con otros ojos, desde otra perspectiva.

Desde luego esta nueva cinta se aferra al estilo visual de sus dos antecesoras, respetando la mayoría de los elementos de los trabajos de J.J. Abrams, los cuales sirvieron para cimentar el presente y futuro de Star Trek. Sin embargo, sería injusto no señalar la influencia que Justin Lin (Fast & Furious) ha tenido en la producción desde su puesto en la silla de dirección, pues apoyándose en un guión mucho más desenfadado que en otras ocasiones ha tenido toda la libertad del mundo para dotar de ese ritmo frenético a las muchas secuencias de acción que se suceden en la película y que la dotan de ese carácter de blockbuster de verano que tanto nos gusta disfrutar por estas fechas.

La historia da comienzo cuando, en mitad de una misión de rescate, el USS Enterprise es atacado por una especie alienígena sin identificar y con una tecnología con la que la nave de la Federación no puede rivalizar. Tras ser derribados sobre un extraño planeta, James T. Kirk y sus oficiales deberán trazar un plan para rescatar a los supervivientes de su tripulación y abandonar el lugar para alertar a los suyos de esta nueva amenaza.

La apuesta por recuperar esa esencia de aventura sin complejos por la que muchos identifican a Star Trek es clara, si bien se procura prestar la debida atención a los lazos entre los diferentes personajes que son la verdadera sal de la función.

Puede que se vuelva a hacer demasiado hincapié en aspectos que ya parecían superados, como las dudas de Kirk sobre su compromiso con el mando o el dilema de Spock sobre si continuar con su misión en la nave o dedicar su vida a su gente, diezmada y sin hogar. Son prescindibles, casi tanto como ciertos giros en la trama del villano de turno, un Idris Elba irreconocible, aunque indudablemente aportan sobriedad al relato e impiden que el filme quede reducido a una montaña rusa de explosiones y disparos de fáser.

STAR-TREK-beyond-imageSí hay que celebrar el acierto con el que los guionistas han recuperado una de las relaciones más divertidas de este universo desde sus comienzos, las discusiones entre Spock y el doctor McCoy, dos personajes que siempre han chocado en carácter y que nos dejan los diálogos más divertidos de la función.

De hecho, una de las principales virtudes de la cinta se encuentra en que sus responsables se permiten echar una melancólica mirada al pasado siempre que tienen oportunidad reconociendo el enorme legado que tienen entre manos. En este sentido Star Trek: Más allá guarda algunas sorpresas que serán del agrado de los trekkies más veteranos, incluyendo un indispensable tributo a cierto vulcano que nos dejó hace un año y al que se echa en falta.

Se trata, en definitiva, de una cinta con un sentido del espectáculo colosal, que es Star Trek en estado puro, hecha pensando en el deleite de los fans pero disfrutable por todo el mundo. No trata de reinventar nada, simplemente sacar el máximo partido a sus recursos y a un reparto cada vez más maduro en este universo pero que ya sabe que el cielo es el límite.

Agradecimientos a Paramount Pictures Spain y al club Cochrane por invitarnos al preestreno para fans en la Gran Vía madrileña.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s