Luke Cage, el héroe de Harlem

luke-cage-4El universo Marvel de Netflix está plagado de héroes que no quieren ser héroes, pero que lo son. De gente que se rebela contra lo que se espera de ellos. De historias que fijan su mirada en lo que nos rodea y señala gritando “¡Ahí, ahí es dónde está el problema!”. Si Jessica Jones nos llevaba de la mano por los callejones del síndrome post traumático, y de lo que supone sobrevivir a una violación o a una relación abusiva; Luke Cage se adentra con paso firme en el racismo que cada vez alcanza cuotas más preocupantes en nuestra sociedad.

Con un estudio elaborado por el diario británico ‘The Guardian’ que afirma los jóvenes negros de Estados Unidos tienen nueve veces más probabilidades de ser asesinados a manos de la Policía que cualquier otro compatriota y con la escalofriante cifra que indica que 123 de 507 muertas a manos de la policía personas eran afroamericanos, según datos del diario The Washington Post, a falta de datos exhaustivos oficiales; no es difícil ver cuál es la importancia de la narrativa de Luke Cage en el esquema de las cosas.

Luke ha sido acusado injustamente. Es un buen hombre, a veces demasiado. Además es un tío enorme de fuerza sobrehumana. Y negro. Va encapuchado por Harlem en una ficción estadounidense y no dice palabrotas, no es violento y jamás se te pasaría por la cabeza temerlo a no ser que seas un mafioso. Es una figura muy positiva, el Capitán América del Harlem. Por si eso fuera poco debe ser el único afroamericano de Estados Unidos que puede ir tranquilo por la calle sin miedo a que le peguen un tiro por llevar una capucha mientras compra el pan, o porque ha estado en el sitio incorrecto de su barrio en el momento menos adecuado.

En realidad Cage sólo tiene que preocuparse de comprar mucha ropa y desmantelar mafias. Y esto último principalmente porque tiene a su propio tío Ben, en este caso llamado Pop, que le hace entender que un gran poder tiene una responsabilidad. O en palabras del propio Pop: “Ser un hombre, implicarse y seguir adelante. Siempre”. No es poca cosa. Pero Cage cumple a pesar de no querer. Y con creces.

 

La serie de Marvel juega continuamente a romper la cuarta pared. Comienza de una manera sutil, con una charla de lo más normal en la barbería sobre Phil Jackson y Lebron James y luego el asunto se cuece a fuego lento hasta que ves a un hombre negro con una capucha y sabes perfectamente por qué esa capucha está ahí. Aquí, en el mundo real no existe Luke Cage, eso es cierto, pero la serie se las apaña para recordarte que sí existen Faith Evans u Obama, y que por supuesto no deberías olvidar que existió un chaval llamado Trayvon Martin.

Daredevil tiene lugar en el mismo universo que Luke Cage, pero puede permitirse el lujo de centrarse en las dificultades personales de su personaje. Luke Cage, aunque en cierto modo hace lo mismo, no puede olvidar su entorno. Harlem es Cage tanto como éste es Harlem. Cage no habla sólo sobre un individuo, habla sobre una comunidad, sobre unos obstáculos que no están ahí para cualquiera sino sólo para determinado sector de la población y que no son justos pero que a veces damos peligrosamente por sentados.

Luke  en este sentido es una historia que va más allá de un vigilante. Mientras que Jessica Jones trató de forma brillante con las importantes y complicadas cuestiones de la violación, el consentimiento, el poder y ser una superviviente (temas que por desgracia no podemos dejar de lado tampoco), esta ficción no puede separarse de las circunstancias sociales en las que está enclavada.

Y esto nos lleva al siguiente punto: los villanos. La serie apuesta también por la colectividad en lo que al mal se refiere. Cornell y su prima Mariah son las dos caras que en Daredevil componen a Fisk: Cornell se interesa por el dinero y Mariah viste sus ansias de poder de razones altruistas. Y no nos olvidemos de Shade, al que yo he bautizado cariñosamente el Coach del Mal, el Pepito Grillo del Averno, el Supernanny de los Gangsters y de lejos uno de los villanos más interesantes de la temporada. Porque Diamondback ha sido tan desesperante como metido a calzador. Aún así la dinámica de todos ellos, el choque de sus intereses y el nacimiento de sus alianzas es algo que el show debería explotar más.

Del final no diremos mucho, para evitar spoilers, sólo que probablemente era el único final que podía tener esta tanda de capítulos para permanecer fiel a su espíritu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s