Logan, el crepúsculo del último forajido

Pocas veces la vinculación entre un actor y un personaje ha sido tan intensa como en el caso de Hugh Jackman y el mutante de las garras de adamantium. Su primera aparición en la cinta de Bryan Singer X-Men no sólo significó el salto a la fama de un intérprete que desde entonces ha ido cimentando una envidiable carrera en Hollywood, sino también el pistoletazo de salida a lo que bien podríamos llamar la edad dorada del blockbuster de superhéroes.

Durante todos estos años, Lobezno se ha convertido en el gran icono de una franquicia que Fox ha ido nutriendo con nuevas producciones ya sea con la patrulla al completo en sus diferentes generaciones o con diversas entregas protagonizadas por Logan en solitario.

No es de extrañar que su despedida nos resulte algo desconcertante, que a día de hoy nos resulte muy difícil imaginarlo con otro rostro que no sea el del australiano. Volverá, no cabe duda. Lo hará con otros rasgos, pero ya no será aquel que conocimos, el que ha requerido de una cinta muy personal para decirnos adiós y poner fin a una etapa que, aunque irregular, echaremos mucho de menos.

La cinta de James Mangold sorprende en primer lugar por su inesperada premisa. Logan, envejecido y apartado del mundo, se gana la vida como conductor de limusinas mientras cuida de su viejo amigo Charles Xavier, cuyo deterioro físico y mental hace que no le sea nada fácil controlar sus poderes siendo un verdadero peligro para aquellos que le rodean. Será precisamente su antiguo mentor quien le convenza de arriesgar todo lo que les queda en un peligroso viaje con el fin de poner a salvo a una niña con poderes especiales y que podría ser la última esperanza para perpetuar la raza mutante.

Nada más arrancar ya resulta evidente que el filme apuesta por una aproximación sombría y un tanto agónica al universo de estos emblemáticos personajes. Su madurez conceptual no sólo determina poderosamente el tono del relato, sino también el diseño de sus escenas de acción, cuya brutalidad por fin compensará a todos aquellos que llevaban años ansiando ver en pantalla a un Lobezno desatado y por fin emancipado de esos cánones del cine más comercial que en el pasado lo lastraron en ocasiones hasta rozar lo ridículo.

El indudable carisma de Jackman y los galones de Stewart son el verdadero combustible de una cinta que basa su gran atractivo en la relación de dos seres atormentados en lo personal pero unidos en la búsqueda de la redención. De hecho, es curioso que sea la suya y no la de Logan y la pequeña Laura, que tarda demasiado en materializarse, la que sirva como catalizador de esta road movie con tintes de western.

Ambos se esfuerzan en ocultar las carencias de una cinta cuyos villanos resultan un tanto insípidos –y que hacen uso de recursos ya explotados en el pasado- y que se muestra demasiado parca a la hora de ofrecer respuestas a las grandes incógnitas que salpican el metraje, exigiendo prestar atención a las sutilezas de los diálogos para hacernos una idea de los acontecimientos que llevaron a los mutantes a esta situación.

En todo caso, se trata de una película que resulta mucho más satisfactoria entendida como un genuino what if que como una nueva incorporación a la cronología de la franquicia, especialmente teniendo en cuenta el poco acierto con el que Fox ha cuidado la continuidad de las diferentes entregas que han compuesto la saga. Pese a todo, no faltarán abundantes referencias a anteriores capítulos y también a los cómics que sustentan la mitología con la que llevan años confeccionando este mundo.

Si algo hemos de conceder a Logan es que se ha atrevido a hacer lo que a muchos les parecía impensable, dejar a un lado la pirotecnia implícita en todo lo que rodea al sello Marvel para sumirse en una historia intimista en torno a un personaje cuya recién descubierta fragilidad ha acabado por culminar en la más rara de las mutaciones, su propia humanidad. No es una cinta perfecta, pero sí un punto y final muy digno a uno de los grandes del género.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s