13 razones: la importancia de no apartar la mirada

13 Razones es una serie tan necesaria como incómoda. Creo que eso es lo principal que uno debe saber cuando se acerca a ver esta ficción. Tanto el bullying como las violaciones son ambos heridas sangrantes en este mundo que nos ha tocado vivir y la producción de Netflix no pasa de puntillas por ninguna de ellas. La serie las retrata con verdad pero sin olvidar que nos encontramos ante un producto televisivo anclando sus técnicas narrativas en ficciones como la mítica Esta es mi vida de Claire Danes.

Lo segundo que hay que tener en cuenta es que, aunque la serie abre un debate muy interesante para los adultos, tenemos que tener en cuenta que los protagonistas son adolescentes. Y el acoso escolar no significa lo mismo ahora que hace treinta años aunque entonces también fuese terrible. Creo que no soy la única que ha escuchado cosas como “en mis tiempos te llamaban gafotas y no pasaba nada” o “siempre ha existido alguien que era el gordo, o el tonto, o la p…” o “los críos siempre han sido crueles y hemos sobrevivido”. El primer error que cometemos es pensar que lo que pasaba ya entonces es algo normal, porque no lo es. El segundo error que cometemos cuando vemos a algún adolescente es creer que su sufrimiento acaba una vez sale de las cuatro paredes de la escuela. Vivimos en un mundo hiper-conectado en el que el acoso te llega a tu móvil, a tu ordenador, a tu misma habitación. No hay lugar donde esconderse y por eso no es de extrañar que la protagonista elija algo tan alejado de las redes como unas cintas de casete.

Los chavales de instituto no tienen todavía desarrollado completamente el sentido del “ego”, del propio ser, por eso es tan importante la aceptación del grupo. Es algo que nosotros, como adultos ya no somos capaces de comprender del todo, pero lo que le ocurre a Hannah, esa desconexión del grupo, el ser convertida en un objeto, en ese elemento discordante entre sus pares es absolutamente terrible. Y lo es todavía más cuando el sistema escolar está más enfocado en tus notas o en tu porcentaje de asistencia a clase que en lo que realmente influye en la evolución de una persona. ¿Son malas personas los profesores que fallan en ver las señales de auxilio de Hannah? Probablemente no, tienen más de 600 alumnos y también son humanos. ¿Les fue más cómodo refugiarse en el “son cosas de chicos” que intentar hacer algo? ¿Cuando Hannah fue a pedir ayuda el consejero lo gestionó de la peor manera posible porque tenía interiorizados ciertos conceptos- y sí, voy a decirlo- machistas? Sí y sí. Es inconcebible que alguien que está ahí para ayudar a los alumnos y alumnas cuando una de las estudiantes le cuente que la han violado lo primero que pregunte sea si había bebido, si había hecho esto o lo otro, como si la responsable fuera ella por no ponerse lo suficientemente a salvo como para que Bryce se fuera a violar a otra. Porque al final eso es el mensaje que se les está enviando a las chicas: sé atractiva, haz que todos te quieran, pero si te pasas un poco de la línea o alguien no respeta tu no… bueno, es culpa tuya por ponerte en esa situación y tienes que – y cito palabras del orientador- “pasar página”. El rayo de esperanza se encuentra en Jessica, la única que es capaz de no sólo acudir a un adulto para pedir la ayuda que claramente necesita, al contrario que Alex, sino que además también encuentra uno dispuesto a escuchar con apoyo y amor incondicional.

Hannah, por mucho que sea la protagonista y quieras engañarte pensando que al final va a conseguir salir adelante, está lejos de ser perfecta. Y sus compañeros de clase, exceptuando a Bryce, distan mucho de ser el mal encarnado. Pero si juntas un montón de adolescentes completamente desubicados, un entorno escolar que los trata más como números y porcentajes que como a personas, con un acceso ilimitado a la vida de los demás con las redes sociales y una sociedad que irónicamente pese a estar más interconectada que nunca fomenta la desconexión y la objetificación tienes todos los elementos para la tormenta perfecta. Que es exactamente lo que ocurre en la serie. Y lo que ocurre demasiado a menudo en la realidad.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s